viernes, 22 de mayo de 2009


Una vez ardida la cera,
ya, sin sentido,
la luz grita.
Todos los ojos se han cerrado.

Encendido el sueño,

la vida se apaga.

2 comentarios:

mardelibertad dijo...

Llama encendida
luz de vida
siempre arropada y que no se apague
Un abrazo de luz

El éxodo dijo...

Pero ya sabes lo que dice el refrán. No hay más cera que la que arde.

Más abrazos.