viernes, 30 de octubre de 2009

La prisa





Dentro de este caos,
desorden ordenado,
Yo.

(Cuenta atrás
Cuerda rota
Reloj)

Amalgama de cosas
Mis, tus, sus…
Tanto.

(Cuenta atrás
Cuerda rota
Reloj)

El reparto, mañana.
Jauría en las manos,
Nada.

(Cuenta atrás
Cuerda rota
Reloj)

La prisa me cerca.
¡Ya, ya, ya!
Nunca.

6 comentarios:

El éxodo dijo...

"Hay Papalagi que dicen no tener nunca tiempo. Caminan aturdidos como si hubieran sido tomados por un aitu y dondequiera que se muestren provocan desastres, porque han perdido su tiempo. Estar poseído es una terrible enfermedad que la medicina del hombre no puede curar y que contagia a muchos otros, volviéndolos profundamente infelices.


Porque los Papalagi siempre están asustados de perder su tiempo, no sólo los hombres, sino también las mujeres y hasta los niños pequeños; todos saben exactamente cuántas veces el sol y la luna se han levantado desde el día en que vieron la gran luz por primera vez. Sí; juega un papel tan importante en sus vidas, que lo celebran a intervalos regulares, con flores y fiestas. Muy a menudo he observado que la gente tenía que avergonzarse por mí, porque me preguntaban mi edad y yo empezaba a reírme y no la sabía. «Pero tú tienes que saber tu propia edad». Entonces guardaba silencio y pensaba: es mejor para mí no saberla."

Tomado de "Los Papalagi. Discursos de Tuiavii de Tiavea, jefe Samoano"

Abrazos.

Neogeminis dijo...

Preocuparse por lo urgente suele implicar el descuido de lo importante. A no olvidarlo!


un abrazo.

jose francsico dijo...

Para cuando un poema que denote optimismo?


Caos, estupor, desorden, amalgama de contradicciones, mis, tus, sus,.......... y nuestros?.

Lo decía el bolero.............. reloj, no marques la horas !.

Vuelve a el vitalismo perdido, te irà bien.

rosa_desastre dijo...

No son buenos momentos, Jose Francisco...
Pasarán.
Gracias por acercarte.
Un beso

jose francsico dijo...

Siempre estarè dispuesto a esperar a que pasen esos momentos.

Núnca me he acercado pues a fuer de ser sinceros núnca he estado lejos ni espero estarlo.

Me tomo la confianza de devolverte ese beso con otro.

J. F.

TriniReina dijo...

La prisa...ese perro que nos muerde los talones.

Saludos