jueves, 10 de diciembre de 2009

¡Este jueves un relato! "Un anzuelo"





Yo te guardaba mil veces en el cliché de mi cámara de fotos y posaba cansina, para que tú me inmortalizaras la sonrisa. No te gustaba en absoluto esa excentricidad mía de salir en los papeles, no te gustaban mis zapatos de tacón y te fastidiaba que mi sombrero me diera un aire de actriz de Hollywood. Mirabas de reojo mi short tan poco puritano y meneabas la cabeza de cuando en cuando presintiendo unas vacaciones de tortura.
En el fondo pensabas que no era buena idea compartir la aventura de aquel viaje.
Llevábamos el dinero contado, como dos pobres ricos camuflados en el itinerario del mapa.
Diez días bordeando la costa, sin prisa, echando a suertes el turno de cocinar, el lado mas cómodo de la cama, el ser el primero en ocupar los espejos, el último en enfadarse.
Todo esto sin quererse lo más mínimo
Tu coche recién estrenado, amarillo, desentonaba con casi todo.
Mientras tú conducías, yo, relataba paso a paso los accidentes geográficos. Todo eran baches, que habilidad.
Me mandaste callar más de una vez, y más de dos. Mi sentido del humor estaba reñido con tu paciencia.
Te molestaba la radio a todo volumen y a mi me resultaba insufrible el olor de tus pies. En justo fastidio nos soportábamos.
¡Qué poco romántico! Pero había que ser prácticos. Escribí diez mandamientos nuevos que ondearían en el mástil cada vez que acampáramos.
Si, ya, ya sé. Que igual me pasé.
Las risas de los vecinos del camping nos despertaban cada día mientras leían el dichoso decálogo.
Seiscientos kilómetros. La Manga del Mar Menor. A punto estaba de cumplir mi sueño.
Ver la luna que rebosa en las orillas del mar… Cursi –me dijiste-
La luna giró tres esquinas más allá de nuestra tienda de campaña. No vino.
Tú te vengaste.
Aquella madrugada, extrañamente, dormías a mi lado.
Atada al viento de nuestra casa, sujeta de un hilo, voló una luna de papel regalada…
Yo, me lo creí.

12 comentarios:

El Éxodo dijo...

A veces vivimos atados a un andén sin nombre y pensamos que nada puede haber peor. Hasta que nos embarcamos en un viaje a ninguna parte.

Besos.

maria jose moreno dijo...

La luna no llegó, pero eso era fácil de entrever desde que comenzó el viaje. NO estab de dios que se entendieran. ¡Tan diferente! Y sin embargo a veces nos empeñamos en el cambio, en promesas...que no llevan a nada.
Me ha gustado Rosa.
Un beso

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

No te lo creas Rosa, no te creas esa luna de papel.
Viajes amargos que solo dejan malas sensaciones, adiós, de buenas te libraste, espero. Bsito cariñoso desde el Quinto pino.

jose francsico dijo...

Peor aùn que un viaje a ningùna parte, es el viaje que tù relatas y que es un viaje al desencanto. Consuelate pues todavìa te quedò el recurso de velar el carrete de fotografias, y de esa manera borrar de manera efectiva esos recuerdos que indudablemente no habras querido ni conservar ni rememorar.

Yo si que quiero rememorarte.

Josè Francìsco

Susurros de Tinta dijo...

Creo que me he perdido, ató él una luna de papel al viento de la tienda de campaña para hacerle soñar?, y no era así?, creo que estoy obtusa, lo he leído tres veces, creí que a pesar de las diferencias, compartían algo mágico, pero el final me descuadra, miles de besosssssssssss.

Tèsalo dijo...

- Ya veràs què bien aquì y ahora, nos lo vamos a pasar.
- Pero, si no fuimos ni siquiera a la estaciòn a despedirnos de tus padres...
- Aquì.. y solitos. A nuestros viejos, dèjales sus ocurrencias. Ellos se han marchado a si piso de la sierra. Tu y yo por fin inauguramos finalmente, un espacio entero. ¡Somos libres!
- Ciertamente, ciertamente, no exageras.

Neogeminis dijo...

Hay historias así de crueles y tiranas. Hay que animarse a enfrentarlas y ponerles fin.
un abrazo.

gustavo dijo...

LE MANDA C0J0NES, ES SABAD0 Y AUN AND0 TERMINAND0 D ELEER0S...
PER0 SABES, R0SA?
HA MERECID0 LA PENA LEERTE...VAYA QUE SI HA MERECID0 LA PENA¡¡¡
A VECES N0S AFERRAM0S A...C0M0 A UN HIERR0 N0 CANDENTE
A VECES N0S AFERRAM0S A SUEÑ0S SIMULAND0 QUE S0N REALES Y TANGIBLES
A VECES, QUIZA MEREZCA LA PENA PADECER P0R ENC0NTRAR UN SUEÑ0, P0R ANDAR UN CAMIN0 MINAD0 QUE AL FINAL PÈNSAM0S QUE N0S LLEVA A...¿UN SUEÑÑ0?''...A ...¿UN IMP0SIBLE?
GRACIAS , R0SA DE L0S DESASTRES, AUNQUE ESTA VEZ L0 DE DESATRE N0 VA C0N TU RELAT0...
preci0s0.
medi0 besaz000

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Rosa, rosita, roooosa, estás atareá, te comprendo porque no dejaste coment. a los compas del Jueves, ya ves que paso revista, jajajaj. Bsitooo y lo mejor para el 2010.
Espero y deseo que no pase nada serio...

Susurros de Tinta dijo...

Pues que pena, yo romántica empedernida pensaba que la luna se la había hecho para que ella soñara... ves como el mismo acto, el mismo!!!, puede ser algo maravilloso o un desprecio?, debe ser por eso que se dice que el amor es ciego, jeje, besossssssss.
Pd, por cierto, en blogger no suelo estar ni escribir, estoy en Spaces de MSN, lo digo porque eso que leíste ya no afecta a mi ánimo, besosssssssssssss.

dafne dijo...

Que bonito es poder decir tanto,de esta manera que do diria suave ,de puntillas ,no hiriente. Y que triste que con lo bonita que es la luna, a veces sobre nuestras cabezas ondee una luna de papel.
Besos

Larrey dijo...

Utopías lo llaman otros.
Ah, aprovecho para invitaros a la IV edición de suspiros (relatos breves) del Trastero:
http://eltrasterodelaimaginacion.blogspot.com/2009/12/iv-edicion-de-suspiros-ilustrados.html