miércoles, 15 de diciembre de 2010

Noches de franela



Siempre fue una desventaja llamarse Nazaria.
Nazaria vive calle abajo, allí donde las noticias dan la vuelta.
El cartero no necesita apellidos, la conoce por la solterona, desde siempre.
Hoy trae una carta para ella. No tiene remite. Las letras picudas dejan un paisaje tembloroso y azul en los bordes de su nombre.
El buzón de Nazaria está por estrenar, el tiempo selló la boca de la espera y el hambre de noticias parió un desierto de cal.
Crujió la madera bajo los nudillos al segundo golpe, Nazaria sale a entreabrir la vida. El sobre viaja hasta su mano. Heredera súbita del pálido papel, no sabe donde alojarlo. Lo mira la noche entera.
Su cuarto es un mundo pequeño donde sueña perderse. Su cama parece una primavera inconclusa. Las sábanas son un erial de espliego y alhucema que envuelven su piel huérfana de caricias.
Tiene miedo de ser dueña de algo y renuncia al título de destinataria.
Rompe las noticias en mil pedazos.
Mañana mismo se cambiaría de nombre.
Nights in whit satin.

5 comentarios:

El Éxodo dijo...

A veces rompemos las noticias por temor a que las noticias nos rompan a nosotros. Y eso nos va consumiendo. Siempre es bueno recibir noticias, incluso, la mayoría de las veces, aunque sean malas.

Besos.

Natàlia Tàrraco dijo...

Al corazón roto, solitario, triste de Nazaria sólo le faltaba recibir notícias crueles.
¿Servirá cambiarse de nombre? Puede ser que cambie de humor, se de ánimos, podemos cambiar, es nuestro derecho, es saludable...a lo mejor le cambian hasta los andares, eso deseo.
Besitooooo,

gustavo dijo...

bien es verdad que hace ya tiempo que no leo blogs asiduamente, quizá sea esa la causa de que ahora deba de decir lo siguiente:
¡se echa por mis lares de menos leerte!
ese juego de palabras que empleas...lo que no sé, al menos ahora, es si es lo que realmente te define, es...es en sí toda una maravilla.
y esta característica me ha sido fácil atraparla. pues hay otra en tu forma de escribir que nunca logro atrapar, definir,...y sin embargo sé de sobra que me agrada sobremanera...así es el caso de la historia de hoy. una verdadera preciosidad.
besos.

Dafne dijo...

Me alegra volver a leerte...cuanto tiempo...
Siempre preciosa la manera de decir,aunque hables de soledad,muerte ,desamor.

A veces da tanto miedo tener algo si no has tnido nada...Puede imponer un sobre cerrado...ya lo creo que puede imponer.
Besos!

Manuel dijo...

El miedo a lo desconocido que cambie nuestra rutina, aunque sea una rutina poco satisfactoria. El ser humano con su gran capacidad de adaptación y resignación.
Muy grafica tu ambientación de ese pequeño mundo protector.
Un beso