miércoles, 23 de abril de 2014

Relato de jueves: "Personas"

Juan Carlos nos propone escribir por parejas para hablar de "Personas"  Entre Lupe y yo, hemos dado vida a esta imagen.


Vuelva usted mañana… 

Hoy es 21 de abril de 2014. Cuando el funcionario me invitó a volver mañana,  mi rabia retrocedió cuarenta años. Las suelas de mis zapatos fundidas con el asfalto no reconocen más camino que el del fracaso.
Mi experiencia encerrada en impecable currículum,  pesa tanto como la culpa y la arrastro día a día por los despachos de aquellos que creía mis amigos. 
Recibo, eso sí, muchas palmaditas en la espalda, latigazos de vergüenza que no me quitan el hambre.
Calendario gris el de la espera donde voy tachando los días que le sobran a mi esperanza.
Tengo cincuenta y cinco años y una pistola.
La miro, la acaricio e incluso, en oscuras  noches, la abrazo con fuerza contra mi pecho.
Solo entonces, retumban en mi mente unos versos de Chaplin que me rescatan del abismo:
“Bueno es ir a la lucha con determinación,
abrazar la vida y vivir con pasión,
perder con clase y vencer con osadía,
porque el mundo pertenece a quien se atreve
y la vida es mucho para ser insignificante”
¡VIVE!
Mañana volveré…


17 comentarios:

Sindel dijo...

Aplausos!!! Un relato impecable, fuerte y conmovedor.
Qué duro es estar sin empleo, con una edad en la que ya no se nos considera "tan útiles" y donde la experiencia parece no servir de nada.
Las felicito!!! Excelente trabajo.
Un beso.

Yessy kan dijo...

Hermoso, muy hermoso relato. Esculpido con la dura realidad de la vida a esa edad.
Saludos

SUEÑOS DE SINCERIDAD dijo...

Muy bien escrito y con mucho sentimiento, con parte de realidad, una realidad muy acuaciante ahora.
Me ha llegado al alma. Un beso a ambas.

Maria Jose Moreno dijo...

La vida nos lleva a escoger derroteros que nunca nos gustaría transitar, pero a veces no hay más remedio. Un excelente relato a cuatro manos. Muy bueno.

Tracy dijo...

Una cruda realidad, la que habéis retratado. felicidades.

Carmen Andújar dijo...

Muy buen trabajo el de las dos. La angustia de sentirse rechazado dia tras día por tener la edad que tienes y la experiencia que tienes.Más de cincuenta es estar muerto en el trabajo; pero aquí dais un poco de esperanza y no entrar en la desesperación. El mundo es de los valientes.
Un abrazo

G a b y* dijo...

Qué excelente relato! Las felicito a ambas.
Esa imagen anexada a la dureza de la historia, me deja en claroscuro. Pero que cierto es,la desazón, la incertidumbre, el dolor y hasta la rabia en ese deambular por la vida, cuando la edad apremia y las oportunidades se van secando.
El final, despliega un aire de esperanza y mucho, mucho tesón.
Besos!
Gaby*

Cecy dijo...

Rosa!!!
Te transcribo lo que le dicho a ambas en el blog de Lupe.

"Un relato que cala hasta las entrañas, si, porque en las mas desesperadas situaciones, abrazado al infierno, que la esperanza se cuele por un hueco, a través de un móvil y no menos que el gran Chaplin, es genial"

Me gusto.

Un abrazo :)

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Qué lindas se las ve en la foto!...las felicito por lo bien que se llevaron escribiendo.
Transcribo el comentario que el dejé a Lupe al leer por primera vez el relato:
Excelente texto, muy bien enlazadas las dos autorías. Un tema emotivo y actual que conmueve al lector y al final, cierra el círculo apelando a la esperanza.
Un abrazo

Matices dijo...

La sociedad que pone límites a la edad llevándonos a esa involución a la hora de cumplir y vendiéndonos que nuestra inutilidad no se basa en la experiencia sino en el cumplir años...

Me encantó esa frase Chaplin,al final siempre nos quedará aprender de los que ya han vivido y nos dejan estos regalos.
Besos, pareja de "Ases"

PEPE LASALA dijo...

Buenísimo y por desgracia real Rosa. Lo has retratado tal y como es. Un abrazo y buen fin de semana.

Pepe dijo...

En la vida no hay que desesperar, hay que luchar, hay que esforzarse, hay que seguir. Pero yo me pregunto: Cuando todas las puertas están cerradas, cuando es inutil llamar en una y en otra y en otra, cuando la escasa luz que hay desaparece y la sombra es el hábitat natural, cuando todo eso pasa, ¿no se agotan las fuerzas?.
Me ha gustado vuestro relato conjunto, mucho.
Un fuerte abrazo a ambas.

Loquita Diplomada dijo...

Qué dificil es cuando uno siente que las oportuniadades empiezan a escasear. Aquí hablan de un hombre de cincuenta y cinco años, costoso debe ser conseguir un empleo acorde a lo que se merece, pero también veo como a muchos jóvenes también nos la ponen dificil por falta de experiencia, u otros motivos.
Me ha gustado mucho el relato y la foto elegida ayuda a poner ese aire de búsqueda infructuosa.
El final por suerte es alentador.
Las felicito a las dos!
Un beso!

Juan Carlos dijo...

Un relato con mucha actualidad y ese punto de esperanza que vence en el último momento a la desesperanza.
Habría que grabar las palabras de Chaplin para conferir esperanza a tantos que la necesitan. Buen relato, amigas. Besos.

Lupe dijo...

Hola, Rosa.

Sólo decirte que ha sido un verdadero placer "trabajar" contigo este jueves.

Un fuerte abrazo.

Lupe

Mamaceci dijo...

Me ha encantado! que dificil Dios mio se hace pedir, sobre todo a quienes uno creía amigos!, por lo demas: un mensaje que trasciende fronteras, esperanzador..al protagonista: le deseo lo mejor!
Abrazo fuerte Rosa y Lupe

ibso dijo...

Lo de "¡VIVE! Mañana volveré" es la síntesis más perfecta de la determinación humana que jamás haya leído o escuchado.
Gran relato.
¡Felicidades!