lunes, 27 de abril de 2009



A veces te esparces,
dolor,
Y me anegas…
Ni siquiera los gorriones
Se atreven a beber
En la tristeza irregular de mis charcos.

3 comentarios:

El éxodo dijo...

Los gorriones son sabios en lo que al agua se refiere. Y el dolor es un agua muy pesada para los que viven de alzar el vuelo.

Abrazos.

mardelibertad dijo...

Cuanto dices en tan pocas palabras
bonitos barquitos de papel hace varios días escribí de ellos
Besos

TriniReina dijo...

Para mí tambiém fue un placer conocerte el martes, Rosa. Y ahora, paseando por tus versos, sólo me cabe decir que el placer es doble.

Abrazos