sábado, 13 de junio de 2009

Los sabados de Mercedes (mi amor, mi primer amor)



Nunca es tarde


Me acabo de mirar al espejo.
No me molestan nada las arrugas ni son mis canas motivo de queja, nada impide a mis pensamientos volar lejos, ni los kilos de más me estorban, ni la libertad de menos me coarta…
No, hoy no me reconocerías, a pesar de que mi sonrisa sigue anclada en tu puerto. El recuerdo es sólo una bandera sin patria que se arría sólo en los momentos de soledad, es la insignia que te alerta de la melancolía.
Hoy salen a subasta los sueños y yo voy a gastar toda mi fortuna para colgar los tuyos en las paredes del futuro.
Nunca es tarde, me dije al despertar, y corrí a ponerme guapa por fuera.
Me acabo de mirar al espejo para gustarte de nuevo, amor primero, para atreverme, amor primero, para no merecer mas infierno que el de saberte lejos, para ocuparte, amor primero, todas las horas del resto de tu vida…
(La sombra del eucalipto se refleja en los cristales. Como un encaje le enmarca el rostro mientras mira por la ventana buscándole. La enfermera le pone jazmines en el pelo de nieve, y la conduce al final del corredor donde otros residentes se disputan el tiempo.
Ella ha roto el reloj de la espera y se esconde en el bolsillo la última carta de amor.
Esta tarde le pedirá en matrimonio.
Benito vive en el mundo hueco del alzheimer… ella ensaya a diario este ritual para no perderlo del todo.)

22 comentarios:

XoseAntón dijo...

Claro que sí, Rosa, tan sólo tienes que añadir el tema: Sábados de Mercedes, el asiento te lo reservo ahora, cuando esté el tema en el título, lo enlazo.

Muchas gracias por particpar

Bikiños

alfredo dijo...

...Tierno y la vez edificante, como decía Cesar Vallejo: "Tanto Amor y no poder contra la muerte"

Algunos parrafos brillantes, señalo uno: "corrí a ponerme guapa por fuera"

Saludos

Maat dijo...

Hola Rosa.

No sabes la alegría que me ha supuesto verte entre los viajeros del autobús. Es un lujazo tenerte entre nosotros. Gracias por venir. Ya te advertí, esto engancha...

Tu historia es preciosa, llena de ternura y bordada con esos matices tan tuyos que la hacen extraordinaria.

Un abrazo.

Maat

Luna dijo...

Brillante, Rosa.
Tanto del desarrollo de los pensamientos como la conclusión de la carta...
Con mucha finura, sensibilidad, y imaginación al servicio de la palabra-
Me ha encantado.
Un besito

XoseAntón dijo...

Poesía en flor, Rosa, dices que te llamas; no podía se de otra forma. Entrañable e inolvidable.

Muchas gracias por participar.
Bikiños

Mercedes dijo...

Hola, Rosa. Ya te lo ha explicado muy bien Xoxe. A ver si nos haces llegar tu carta al primer amor que seguro nos deleita su lectura.
Venga, ánimo, que hay globos, refrescos y bocatas para todos.
Un abrazo, guapa.

Mercedes dijo...

Ay, Rosa, pero si no he visto la carta...
Te cuento, la entrada de blog debe añadir que se está participando en lo sábados de Mercedes. Tenemos algunas reglas para que todo marche bien. Si necesitas ayuda me avisas.
Ya ves que Xoxe te lo ha explicado muy bien.
Un abrazo, guapa. Y muchas gracias por unirte al bus.

TriniReina dijo...

El amor no repara en años ni en enfermedades. Cuando se quiere, aunque ese amor viva en el recuerdo y de recuerdos, incluso en ese triste y cruel olvido del azheimer, se quiere, y aquí, en esta bella prosa, queda reflejado.

Saludos

Mercedes dijo...

Ay, Rosa, qué bonita carta. Eso de subastar los sueños es muy poético.
Me ha sorprendido mucho tu forma de escribir, te deslizas sobre las letras con la suvidad de la nostalgia envuelta en curvas de colores.
Muchas gracias por participar. Un lujo leerte.

Balamgo dijo...

Conmovedora historia que traspasa la barrera del tiempo, pero con una vigencia inusual.
El término "amor primero" me gusta.
Un saludo cariñoso.

Any dijo...

Rosa tu carta me ha hecho recordar una peli "El hijo de la novia" donde el sueño del protagonista es casarse después de muchos años con su mujer que ya casi ni lo reconoce, vive en su mundo de olvido atacada por esa triste enfermedad.
Precioso relato
un abrazo

Neogeminis dijo...

Qué hermosa historia d emaor!...son las que nos redimen con al vida, que muchas veces, se empeña en engañarnos mostrando solamente su lado más difícil!


un abrazo, de otra colega de bus!

Carmen Andújar dijo...

Muy cariñoso y triste a la vez. Un gran amor que está dispuesto a todo por él
Un abrazo

Mon dijo...

Me ha gustado el sentir poetico de un mundo ausente o fortalecido por los rituales para no perder la sensacion de vivir amando.

Precioso
unbeso
Mon

susagna dijo...

Sencillamente desgarrador, conmovedor, "el mundo hueco del alzheimer". Muy bello y sensible. Un 10

mar dijo...

Hola Rosa, llego del blog de XoseAnton a leer tu carta y...
me he quedado sin palabras, el amor primero revivido cada día como si fuera el primero por las circunstancias, realmente preciosa
Un saludo de Mar

Carol dijo...

Es conmovedora esta historia, emocionante, un placer leerte.

Besos.

Quien Sabe... dijo...

Rosa, perdona lo tarde!
Una historia extraordinaria! La frase que más me gusta, ... voy a ponerme guapa por fuera...
Un beso!

CASANDRA dijo...

la poesía embelleciendo sentimientos tan puros,
la sonrisa iluminando ese
puerto donde ancló.
Esta carta florece en versos,
y es hermosa de leer,
cuando más de recibir, en el
tiempo que sea que nos toque vivir.
un abrazo tardío, pero a tiempo de disfrutar esta lectura.

Tèsalo dijo...

lo encuentro de un optimismo desmesurado, quizàs no lo haya comprendido...

Pero lo del amor primero, eso sì que me parece que està muy bien.

Tèsalo dijo...

Me ha gustado, Rosa.
Me ha gustado y me interesa. Esa reflexiòn que hace la protagonista sobre las arrugas... El Alzeimer me parece a mì, por lo demàs, algo imposible.
Pero a ella, no.
Me ha gustado, Rosa, sì que me ha gustado. Un saludo,

gabriela dijo...

Rosa no se por que te haces llamar rosa desastre cuando eres un ramillete de poesia escrita sin ningun esfuerso por que siento la fluides de tus letras como el aire fresco que corre temprano jejeje besitos y te digo tienes tremendo talento es inevitable que la piel se te erise o que unas lagrimas se asomen en los ojos.