viernes, 8 de octubre de 2010



A veces, se acerca el horizonte
a la guillotina de mis párpados
donde la ciega frontera del día agoniza.
Por la herida de luz brota la noche,
y descosida por los bordes
me traga.
Dormir, dormir, dormir…
Para despertar masticando ceniza.

5 comentarios:

Primavera dijo...

Que original este poema, me gusto muchisimo.
Feliz largo puente.
Primavera

El Éxodo dijo...

Arden las ilusiones
en los tibios rescoldos de un ensueño
que apaga en su relente la mañana.

Besos.

alfredo dijo...

...Y cierro los ojos, y me imagino el día que se hace noche y sueño.
Las cenizas, son para el día siguiente.

Besos

Verónica Marsá dijo...

Ah, ahora entiendo lo de masticando cenizas! Lo mío no son los poemas, Rosa... qué le voy a hacer???

Te dejo un beso gordo y un buen deseo para el fin de semana!

alfredo dijo...

Rosa, te he dejado un caramelo envenenado en el Blog de Mª Jose

Besos