miércoles, 12 de enero de 2011

Relato de Jueves "Historias calentitas"



A sólo cien metros se encienden las lucecitas rojas de la Casa Turquesa.
Esta noche, como otras, la escarcha talla caprichosas figuras en los cristales.
En la acera de enfrente, entre cartones, emulo el parpadeo del neón y me desnudo lentamente detrás del humo de un cigarro.
El infortunio podría ser el nombre de un grupo de jazz de moda. Pero no.
El infortunio es sólo la música de los desheredados.
Danzan mis dedos hasta transformarse en un gesto pedigüeño.
Tiemblo de verguenza.
El borracho de los miércoles deja un billete arrugado en mi bolsillo.
Aquí no paga impuestos por cada caricia.
Me babosea, me toca, me posee, me usa, me hunde, me humilla, me olvida...
En la Casa Turquesa, las putas no pasan frío.

17 comentarios:

alfredo dijo...

Es una puta de segunda, de economía y pasión sumergida.
Desheredada de la vida y heredera de la indiferencia y el olvido.

Otra "joyita" made in Rosa, que no tiene desperdicio.

Besos

Pepe dijo...

No, no es una historia caliente. Es una desgarrada historia gélida, inmensamente triste, (nunca es caliente la tristeza), historia de alguien que sufre la marginalidad, en el límite extremo de esta. El infortunio no es un grupo musical y en la casa turquesa, las putas no pasan frío.
Hermoso relato.
Un abrazo.

El Éxodo dijo...

Una historia "calentita" que nos instala en el espinazo un gélido escalofrío.

Abrazos.

Ps. En texto, como casi todo lo que escribes, con una carga poética de peso, de mucho peso.

Natàlia Tàrraco dijo...

Y en la casa Turquesa una puta se encuentra a sí misma y se desespera. Frío por dentro, inmisericorde.

Rosa le has dado voz y letra a la sordidez más triste, corto y penetrante, genial y melancolico.
Besitooos tíbios.

Primavera dijo...

Una historia que es de muchas personas que la viven donde una mujer se da cuenta el gran interior helado que lleva para delante.
Primavera

Claudia AB dijo...

Un pequeño momento de una mujer en la tragedia más profunda, de aquella que te lacera por dentro.
Un parráfo intenso...pocas palabras pero está todo,un personaje, un contexto, una vida..

Un saludo, un abrazo y un cariño.

jose francsico dijo...

Desgarrador relato

Solo deseo darte un abrazo

J.F.

Gastón D. Avale dijo...

lugar con olor a encierro y prisión, de amor desmedido, prisionero, que debe imaginar mil cosas para excitarse...

me gusto mucho

Juan Carlos dijo...

De acuerdo con Pepe en cuanto al tono de la historia y con Natalia en cuanto al sentir de la protagonista.
Me queda un sabor de desasosiego y maldición por lo injusto de algunas vidas.
Buen relato, muchos saludos y feliz semana.

San dijo...

Historias duras, historias reales, lo que algunos vivimos como instantes mágicos, para otros son torturas, una exposición desgarradora. Felicidades
Besos Rosa.

mar dijo...

Una historia sólo calentita para el borracho de los miércoles, a los demás nos deja un poso de tristeza por el infortunio de esa mujer aunque en la casa turquesa no pase frio.
Precioso relato
Un beso

Medea dijo...

Rosa que historia, no, no es calentita, quema y quema mucho, por eso En la Casa Turquesa las putas no pasan frio. Un micro relato en prosa poética que hace bello ese oscuro mundo de los desheredados.Un beso

Verónica Marsá dijo...

Sí pasan frío pero con dinero en el bolsillo se pasa mejor. Algo caliente comerá esa noche.

Parte opuesta al ardor ocupa tu argumento, bravo! Muy bueno y denso.

Un abrazo.

Ceci dijo...

Uy que duro! Me gustaría decirte que la historia tiene una sensualidad en algún costado, pero no es así. Me dejó una sensación de desasosiego y pena.
El relato es excelente, simple, brutal y directo. No hay edulcorantes para ver la vida de esta mujer.
Mis felicitaciones

gustavo dijo...

le podía robar las palabras finales a alfredo...
pero no...esta vez dígote. ME RINDO, PERO ME RINDO ANTE ESTE JUEVES QUE TE HS MARCADO, Y OLEEE¡.
besos, rosa.

arisenag dijo...

Bella y dura expuesta la realidad de tantas personas que pasan por la vida. Sin frio en el cuerpo, pero llena el alma de calidez olvidada y desespero. Gracias.

CAS dijo...

Siempre me llegan tus palabras. Hoy me llega el frío de un alma que solo puede quemar unos míseros billetes para entibiar su cuerpo.
Excelencia, siempre encuentro eso en lo que escribes.
Un fuerte abrazo.
p.d. muy bueno lo de "made in Rosa": tal cual!