jueves, 24 de febrero de 2011

World Builder... el constructor del mundo





El barro delator se queda en su ropa, en las uñas y en el flequillo, cuando por apartarlo de la frente, se unta el légamo con el dorso de la mano.
El agua, aliada de esta contienda, se lleva la mitad de la tierra al fondo, la otra mitad lava sus ojos inquietos.
Cada tarde guarda con cuidado las figuras en una caja hecha con juncos y eneas que crecen a la orilla del rio.
No hay prisa, él es aún muy niño y el mundo que construye sólo le hará falta cuando sea un hombre.
A los constructores de ilusiones nadie los avala, a los hacedores de sueños tampoco, a los niños que ensayan una vida nueva, menos aún.
Ya se que dirán que es imposible que entre la luz por las ventanas de barro, imposible que de sus árboles de barro se recojan frutos, que a sus plazas y calles de barro no llegarán los gorriones.
Le dirán que alumbra poco su sol de barro y que a los chopos les falta la plata en sus hojas, ¿que sentido tienen las flores de barro? dirán.
Cosas de niños.
Con sus manos de hombre siguió modelando auroras, parceló el mar, sembró amigos, borró palabras del diccionario, abrió la cárcel de las mariposas…
Crecieron los vientos y los años hasta que su mundo de barro se le escapó de las manos.
Hoy vive rodeado de escombros del ayer y algunas veces, como si retirara el flequillo, se unta de recuerdos la frente y se le escapan los sueños a la par que las lágrimas.
No, a los enfermos de Alzheimer no les dejan jugar con el légamo.

22 comentarios:

LUNA dijo...

Has descrito una terrible realidad, con maestría y poesia... Pero...
No sabemos, deberíamos dejarles que jugaran también.
A lo mejor se les borran unos recuerdos para que nazcan otros.
Quizás los que tenían les hacían sufrir...
Quizás la huída sea voluntaria...
Quizás si les preguntaran no querrían volver...
Quizás, quizás...

¿Qué sabemos los que estamos en otro mundo?????
Besitos, querida amiga.

Natàlia Tàrraco dijo...

Rosa, muy bella la imagen, vuelan mariposas de la ventana abierta.

Este relato que nos cuentas con palabras detallistas, sensibles, me taslada al mundo de lo creativo, desde el barro se levantan maravillas, incluso es posible que les crezcan ramas verdes a los chopos o que baile la danzarina. Es posible la creatividad, y si llena una vida al final, quiero creer que ese anciano ausente, regresa con chispazos a la infancia y al barro.
Deben jugar con barro los enfermos, dejarles tocarlo.
Tu forma de construir mundos me ha seducido. Besito cariñoso.

Neogeminis dijo...

Tu relato me ha llenado de dulce congoja. Aunque la crudeza de la realidad nos diga que no es posible, que soñar no tienen sentido, renunciar a ello es morirse antes, es dejar de lado esa parte inmortal que llevamos dentro luchando por abrirse paso pese a todo.
Conmovedora historia que emociona a quien la lee.
Un abrazo.

Otoño dijo...

La realidad de muchas personas escrita con una gran bellez en poesia.
Un abrazo a tu alma

Any dijo...

Tan triste y tan bonito tu texto, finamente armado. Leerlo te pone un nudo en la garganta.
Quien puede saber que recuerdos conserva aún y cuales se han ido para no volver. Quien puede saber si el barro pueda conectarlo nuevamente con algo de su pasado o de su presente.
Duro y hermoso tu jueves
un abrazo

Tésalo dijo...

Nuestro instinto nos ha llevado muchas veces hasta esas rebeldías.
¡No!
Esto de borrar palabras de mi diccionario me sabe, efectivamente a plenitud.

Tésalo

Matices dijo...

Entiendo tus palabras, bonita manera de expresar el dolor y la incoherencia de esta enfermedad que les lleva a su propia "deconstrucción".

Besos

jose francsico dijo...

Y por soñar imposibles, soñó que la nieve ardía............., estrofa de una popular jota aragonesa.
Voluntad de divisar mejor las cosas que le hace untarse de ese barro que mancha su frente. Dejemos que asi lo haga, que moldee esas cosas imposible para los que vivimos otra realidad, pero nunca olvidemos que en el barro está el principio de todas las cosas.

Sobrecogedor relato Rosa, tan sobre cogedor como bello es todo lo que nos cuentas en el.

J. F.

Manuel dijo...

Nunca es tarde ni demasiado pronto para soñar y desear hacer realidad los sueños. ¿Quienes somos para pensar que no es posible?
Un beso

maria jose moreno dijo...

Cada vez que cumplo un año, la imagen que tu retratas se me viene a la cabeza. COmo dice Manuel, ¿quien está libre de eso? y es tan cruel....
Magnifico, Rosa.
Un beso

Carmen Andújar dijo...

¡Qué enfermedad chica!; pero es así la realidad, te lo digo por experiencia, ellos ya están en otro mundo completamente diferente del que han vivido en la realidad, es una pena.
Muy enternecedor tu relato.
Un abrazo

gustavo dijo...

mira, rosa de los desastres...que no y que no, que hoy, sin permiso tuyo, sólo con mi permiso te digo de comentario:
¡¡¡qué cabronaza bonita que eres!!!1
lo cual quiere decir, ya sin tacos, esto: chapóooooooooooo¡¡¡
¿me he explicado bien?
besos, rosa.

yonky dijo...

Las realidades deben ser tan efimeras tanto como infinitas nosotros la querramos construir.Quiero creerlo
Apenas nos hemos puesto de acuerdo,los humanos,en algunos terminos lenguisticos para que yo logre por ej, percibir lo que intentas trasmitir

Sutileza para tejer este delicado crochet.

cariñitos

Juan Carlos dijo...

Rosa, me has provocado un tremendo escalofrío con ese final.
La historia comienza con esos tintes tan bonitos, tiernos del niño constructor, luego el hombre constructor y finalmente el hombre al que ya no permiten construir.
Un beso Rosa.

San dijo...

Creador de su mundo, ilusiones y sueños al vuelo, nadie puede cortar, anular nuestros sueños, estan en nosostros, muy dentro. Una historia !tan real! ¿como saber lo que les bulle dentro,lo que recuerdan, lo que sienten?
Un abrazo Rosa.

CAS dijo...

...creo que debe seguir armando mundos, aunque no lo dejen ya, es que los constructores de sueños son asi!
HERMOSO DECIR, amiga Rosa.

Verónica Marsá dijo...

Es cierto, debe ser horroroso ver como una persona cercana cambia su universo de acuerdo con lo que recuerda a cada momento.

Beso, Rosa. A descansar o a gozar que viene el finde!

alfredo dijo...

Dificil comentar un relato escrito con un lápiz de barro, en un papel de barro y sobre una tabla de barro.
Cuando además las mariposas liberadas te distraen en su alocado ir y venir por esas paredes de barro.
Ni siquiera te das cuenta que ha pasado el tiempo y el barro se ha quebrado, perdiendo su frescura y su memoria.

Después de leerte, no me importa mancharme el flequillo al resoplar de admiración.

Besos

Medea dijo...

Querida Rosa tierno y devastador tu jueves, un final en ruinas, que le dejen acariciar el barro, quien sabe si sintiéndolo de nuevo entre sus manos pueda construir algo de ese pasado que ya no existe, que ha olvidado.
Precioso. Un beso grande y perdona por pasar tan tarde, se me ha complicado el finde.

Ceci dijo...

Hermoso y tan sensible tu relato Rosa!
Que ternura infinita me has despertado con esa imágen del niño constructor de mundos. Moldeando el barro exquisito, jugando con mundos imaginarios a su antojo. Y que desazón profunda con ese anciano. Tristeza me produce la incontención de la huída de los recuerdos.
Me has deleitado.
Besito

El Éxodo dijo...

Sólo puedo decir ¡magnífico!.

Abrazos.

Gastón D. Avale dijo...

Impecable descripción de una realidad terrible... de todas formas... no importa tanto eso..sólo es saber que nunca se deja de soñar! besos