jueves, 3 de febrero de 2011

Este jueves: "Sentencia"




Te acuso

Fue ayer que te inventé.
Pero hoy, a los pasos contados,
a la luz incontrolable de la distancia,
a los amargos dedos de la caricia,
te acuso.
Que te condenen mi juez de tinta,
mis trozos,
mis hojas desordenadas,
mis puntos suspensivos...
Y en una cárcel sin renglones, te encierren,
olvidado y roto
los guardianes inclementes de mi indiferencia.


(ahora os dejo otra clase de sentencia)

"Tu eres a mi sosiego, lo que al pecador la conciencia. O sea, una molestia"

16 comentarios:

J. G. dijo...

apela en cinco dias ¿qué menos?

San dijo...

Rosa desastre esto es una maravilla, hay que quitarse las molestias, soltar lastres y disfrutar.
Realmente me ha encantado.
Un beso

Natàlia Tàrraco dijo...

Rosa, en el escribir existe esto del personaje que inventado cobra sangre, hasta arrebatarnos el seso.
Sentencia que se dicta a la escritora, dadora de ese maravilloso y complicado sueño.
Puede, si quiere, ella misma absolverse.
Muchos besos.

CAS dijo...

Por las venas del escritor, a veces corre tinta y no sangre y con ella se escriben veredictos más que halagos o palabras de amor. Que esté atento el destinatario: no se encontró con una escritora cualquiera, sino con nuestra Rosa que así como nos endulza con imágenes amorosas, hoy sentencia con todo el ímpetu de que es capaz su exquisita pluma.
Un fuerte abrazo.

Juan Carlos dijo...

Rosa, ¡no! No condenes un escrito tuyo a la papelera, por favor. Si lo retomas te saldrá algo buueno, seguro.
La sentencia final me resulta casi inquietante, me la quedo para pensar.
Un beso.

alfredo dijo...

La indiferencia... doloroso castigo. Cuando lo has sido todo y de pronto eres nada.
Pero el papel sigue en blanco, y la oportunidad abierta.
Un nuevo amor espera en el siguiente renglón.

"Surrealista, pero bonito" (Notting Hill)

Verónica Marsá dijo...

En pocas palabras, lo madó a tomar viento. Bien hecho: YO te condeno a tomar viento por toda la eternidad.

Besito y feliz día, Carmen.

Matices dijo...

Rosa, que bonito esto que escribes, eso sí lo que no sirve hay que desecharlo, no está la vida para llevar cargas innecesarias...

Paisana, ¡¡perdoname!! te perdí y ya te encontré, te sigo.
Besos

Carmen Andújar dijo...

Deja pasar unos cuantos días para que tu pluma acabe de sentenciar una nueva sentencia.
Muy poético
Un abrazo

MIS HISTORIAS dijo...

unos dias de descanso, y todo vuelve aser lo mismo. un saludo

V.Nas dijo...

Me ha encantado esa cárcel sin renglones...
Un beso.
Mariví

gustavo dijo...

sabes,rosa, intentaba decirte alguna sentencia. pero hoy la sentencia la posee mi mirada un tanto triste...vamos, que no estoy par sentencias...incluso te diría que no he podido disfrutar de tu poema como es debido...tengo los poros de la sensibilidad un tanto atorados para todo aquello que no se mi tristura de hoy, así que...tan sólo decirte que se siente, otra vez será...
besos.

maria jose moreno dijo...

He llegado al domingo sin leerte pero me alegro porque me he quedado prendada de tus frases, que me llenan de satisfacción. Bello relato, Rosa.
Besos

Medea dijo...

Querida Rosa si has leído algunos post sabrás que se me ha hecho lunes porque he estado malilla y mi capacidad de leer y escribir era cero. No podía pasar al jueves siguientes sin leeros en este a todos Es de verdad enriquecedor leer casas tas dispares sobre lo mismo. Me ha encantado tu cárcel sin reglones pero la indiferencia es creo uno de los peores sentimientos.
"Que hablen de mi aunque sea mal"
Tu sentencia...es verdad que cuando la conciencia te produce urticaria es molesta, pero siempre es bueno tener conciencia.
Un beso guapa.

Medea dijo...

Queria "decir cosas tan dispares"jajaja aun estoy zombie.Mas besitos

Ceci dijo...

Vaya! Te he leido y releido, y también leí tu post anterior y tus palabras puestas en frases atraen com un imán. Tan conciso y profundo Rosa, nada le sobra a tu condena.
Besos