lunes, 14 de noviembre de 2011

No intentes sujetar al mar



Mientras espero a que el mar llegue,
quiero advertirte,
que dejaré de ser el mapa de tus desvaríos
para entregarme sin condiciones
al destiempo.
Gime la arena apurando la sed,
mis labios y mi silencio se inquietan.
Mientras espero a que el mar llegue,
alargo los vientos que me alojan,
la luz que te oculta, el olvido que nos aleja.
Puntadas de sol en el horizonte,
bordan de azul las horas.
Mientras espero a que el mar llegue a preñarme de futuro,
yo pariré la sal en la latitud de otro sueño.
Mientras el agua me anega, quiero advertirte:
No intentes sujetar al mar.

14 comentarios:

San dijo...

Rosa que nada sujete tus letras, que delicia, que disfrute. Haces honor a la palabra poeta.
Un abrazo lleno de admiración.

Manuel dijo...

Curioso lo fecuente que es encontrar la comparación entre la Mar y la Mujer, quizás por ser ambas dadores de vida.
Preciosa poesia.
Un beso

Pepe dijo...

Preciosa forma poética de advertir que nadie intente sujetar a ese mar que te preñará de futuro, porque será inútil, porque ese mar que aguardas, llegará irremisiblemente a tu vida, anegándote con la misma intensidad conque lo deseas.
Hermosas palabras llenas de poesía.
Un abrazo.

Matices dijo...

Bonita esta fusión irremediable...
Un beso, paisana!!

El Éxodo dijo...

Precioso.

Besos.

CAS dijo...

No intento sujetar el mar. Pero a tí Rosa... quiero pegarte a mi corazón en un abrazo que sigue siendo virtual, pero no pierde la esperanza de dartelo en carne y hueso.

Liwk dijo...

Bellísimo, Rosa. Ese ritmo que logras en los versos, es como el oleaje del mar mismo. Es un placer leerte.

arisenag dijo...

Qué belleza!! .. No creo que nadie pueda sujetar tu mar desbordante de poesía..

Una rosa para ti .. y un enorme y sonoro beso.

jose francsico dijo...

Y la metáfora se hizo poesía.

Has logrado la hipérbole perfecta.

"Mana", que me gustas, coñe.

Un saludo.

J. F.

Claudia AB dijo...

Bello texto, divino!! Un saludo cariñoso:-)

Neogeminis dijo...

Hola Rosa! se me había pasado esta advertencia tuya ante la imposibilidad de asir lo imposible!...el mar está allí para inspirarnos y andar en sus reflujos con libertad, no para que pretendamos dominarlo y preservarlo para nuestro propio gozo!...las mujeres, de igual forma, reclamamos y necesitamos el mismo tratamiento.
Un abrazo y muchas gracias por sumarte en el proyecto de la tarjeta navideña!

Juan Carlos dijo...

Con la esperanza y la certeza que llegará el mar.
Muy bueno. Un beso, Rosa.

DES ATADA dijo...

Ese es tu perfecto modo de expresar emocionesy sentires...
"que el mar llegue a preñarme de futuro..."
Fantástico
Abrazos
edith

DES ATADA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.