viernes, 2 de diciembre de 2011

Relato de jueves: "Mascotas"



Odiando el otoño

Apareciste de repente en mi puerta sin cerrojos. Me observaste durante horas por las rendijas de sombra y luz de tu mirada y te quedaste, como se queda el amor, sin pedir permiso.
Tú y tu rincón ocupando todos mis rincones.
Yo te dije... o no te dije nada, eso es lo malo. Pero me acostumbré a tu mundo callado, a tu respiración con compás de nana, a tu olor, a tu paso vacilante mientras recorrías la casa como si fueras mi sombra, y a tu indiferencia por los jazmines del patio.
Tú nunca te mirabas en los espejos y yo me miraba demasiado, sin encontrarme.
Compartíamos los cuencos de barro, la manta de lana, la plata de la luna que filtraba la enredadera, la lumbre y la siesta.
Rara vez fui pródiga en caricias, lo confieso. A cambio, Tú ignorabas mis arrebatos de melancolía. No había por qué enfadarse; la balanza de los sentimientos guardaba un absurdo equilibrio.
Llorábamos a solas, estoy segura. Nos dolía el miedo a perdernos. Era un intento trágico de independencia que nos hacía dependientes de la soledad compartida.
Y mi torpe empeño en que te gustaran mis poemas, mi tarta de manzana, o el otoño. ¡Qué insensible, Tú!
Ahora no se si en las tardes sin relojes era yo quien te buscaba para que pusieras barrotes a mi tiempo, o eras Tú, inquilino a deshora el que abría de par en par mis silencios.
Aun antes de oír mi risa eras cómplice de mi alegría, y mi regazo era tu almohada en los momentos tristes.
Hoy el jardín está lleno de hojas amarillas, la fría enredadera invadió mi casa borrando de los muros tu paso por mi vida.
Estoy sin querer odiando, como Tú, el otoño.
Arrincono mi corazón con tus cenizas y cierro la puerta con cerrojos ahora que te has ido.
Habrá quien me pregunte si tanto te quería... ¡Si solo eras un perro!
Un perro... Mi perro llamado Tú.


(Este es uno de los relatos de mi libro "Entre la cal y el tiempo")

14 comentarios:

Neogeminis dijo...

El buen nombre con el que lo bautizaste nos habla a las claras de la relación que tenían!...cercana y directa, intransferible!

un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Oye TÚ, perro !cuánto te quería!
Y en el vacío, hasta las plantas del jardín, hasta los espejos, le añoran, te comprendo Rosa.

Manuel dijo...

Magnifica forma de expresar la convivencia. Te felicito por haber disfrutado de ella y de su recuerdo.
Un beso

Verónica Marsá dijo...

Ahí están, casi sintiendo antes de que nosotros sintamos, oliéndose lo que va a venir y arrimando a nuestra mano el húmedo hocico a modo de consuelo.

Un besito, Rosa.

jose francsico dijo...

Yo tambien he tenido mi TU, con otro nombre pero igual de sensible, cariñoso y entregado a su amigo/dueño.

Si no se tiene esa compañia, dificilmente se pueden explicar ciertas actitudes con la rotundidad que tu lo haces. Bienvenida al Club

Magnifica semblanza magnificamente llevada.

Seguro que este libro al que aludes, te va a dar muchas satisfacciones.

Mis felicitaciones.

J. F.

Juan Carlos dijo...

Retratas estupendamente una relación de dependencia, deseo de independencia, miedo ante ella. Y como siempre, llena de metáforas, ideas e imágenes propias de tu magia.
Un beso, Rosa.

Any dijo...

Comparto con Juan Carlos, es un retrato tan bello el que hacés de la relación con Tú - tu perro - que mi comentario sobra. Tenés la virtud de poner los sentimientos en palabras y hacer que el lector "vea" la escena.
Un clap, clap, clap y un abrazo

CAS dijo...

" la balanza de los sentimientos guardaba un absurdo equilibrio "
Esta frase ya define los grandes amores.
Un fuerte abrazo.

San dijo...

Que maraviloso poder sentir y vivir una relación con un TU así, sea el Tu que sea.
Un gran abrazo.

maria jose moreno dijo...

Precioso, me he quedado con la boca abierta. Insuperable homenaje con epa labras certeras y bien estructuradas.
Me encanrta, Rosa. Felicidades
Un besote

Lola y Mari Carmen Polo dijo...

Una preciosidad de relato :). Yo también tengo perro y lo adoro

Un abrazo

Lola

Sindel dijo...

Que hermoso relato!!! Cuanto amor y unión había entre esos personajes, una historia triste pero muy bella.
Un abrazo

Claudia AB dijo...

Bello!!Una escena "en" palabras, nos imaginamos la situación y el diálogo. Tal vez esa manera de describir emociones...que importa! el resultado es "vivo":-) Un abrazo

Susurros de Tinta dijo...

Lo cierto es que es mejor leerlo en el libro, porque yo lo leí antes en tu libro, jeje, en el bus de vuelta de la presentación, si, ¿qué pasa?, es que soy impaciente, y el final me dejó sorprendida y claro, con el título del jueves se carga el final, no crees?, porqué no lo leí?, mmmm, llegarías tarde a que si, he leído también el poema a tu amigo, lo siento de verdad, la vida hay que disfrutarla a tope porque es tan frágil y huidiza... un abrazo de los que consuelan y miles de besosssssssssssssss