miércoles, 16 de mayo de 2012

Este jueves, pacto con el diablo en 120 palabras.




El pelo se le caía a mechones desde hacía unos días, el blanco de los ojos había mudado al amarillo y su aliento salía espeso con un fuerte olor a azufre.
El dolor hacía que se retorcieran sus huesos como troncos de vid seca.
Su piel ardía marcando con ceniza las sábanas de satén.
Supo que sucedería. Ya lo había previsto. Ella debía estar lejos, oculta de la lástima.
A tal efecto dejó su mejor fotografía bañada en Chanel nº 5.
El mundo supo que Marilyn Monroe murió de una sobredosis de alcohol y barbitúricos.
Nunca nadie sabría que fue lo que Norma Jean Mortensen había pactado con el diablo.
Mientras se le licuaba la vida, pagó el precio acordado.

19 comentarios:

Neogeminis dijo...

Yo creo que quizás el diablo la mató, precisamente porque ella no quiso pactar con él! jejeje

un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Nunca lo sabremos. La vida de Norma, muñeca fragil, en pendiente, empezó de niña, tal vez pactando, siempre ingenua.

Me entristece tu relato, me deja con la duda y un olor a azufre.
Besitos.

Carmen Andújar dijo...

¿Quien sabe lo que pasó por la cabeza de la pobre? Una lástima
Un abrazo

José Vte. dijo...

Pues mira, a mi me gustaría pensar que Marilyn, a pesar de la admiración hacia ella, se hubiera quedado echada en aquella habitación y que Norma Jean regresara a una vida nueva, llena de una paz y una calma interior que no tuvo en toda su vida.
Me gustaría que ese pacto haya conseguido que Norma sea ahora una dulce anciana sentada en una sencilla mecedora, riéndose de un mundo que nunca entendió y que nunca la entendio.

Tiene un punto muy triste tu relato, pero decir que me ha encantado es poco.

Un abrazo

Leonor dijo...

Preciosa reflexión sobre un mito que todos decían amar y que nadie pareció darle lo que necesitaba. Muy espesa fue la niebla que se apoderó de su pensamiento.
Un beso.

Juan Carlos dijo...

Muy bien narrada esa metamorfosis diabólica. Acongoja. Especialmente teniendo tan nítida la imagen de la protagonista.
Muy bueno Rosa. Besos.

San dijo...

Que triste Rosa, de quien todo se suponia que lo tenia, y por tener no tenía nada.
Como siempre bellisimo.
Un abrazo.

G a b y* dijo...

A veces una se queda con la intriga ante vivencias tan misteriosas de seres que son la adoración de muchos e iconos de todos los tiempos.
Ese misterio quedará latente... pero bien supiste darle un toque, una pauta que se abre al mundo de las probabilidades. Sin dudas para el diablo, podría haber sido una tentación poseer semejante mujer.
Un beso al vuelo:
Gaby*

Matices dijo...

Me encanta la dualidad que existe en este personaje, en ella convivían la artista y la persona y creo que mal avenidas... no me extrañaría que deseara pactar con el diablo ser una mujer sencilla y con una vida normal. Es triste, pero Norma consiguió enternecer al Diablo, ella lo podía...

Besos

mar... dijo...

Quien sabe..., quizá como tu dices haya muchos que han hecho un pacto y ahora están por ahí viviendo la vida que en el fondo querían vivir.
Los mitos los fabricamos nosotros y quizá ellos lo observen en la distancia elegida.
Un beso
Mar

Cristina Piñar dijo...

Uff, sin duda estremece el cambio experimentado por la que fue una gran artista, aunque ya se sabe, en el mundo de la fama hay gente que parece que lo tiene todo y en realidad no tienen nada, se sienten solos, vacíos, y terminan adentrándose en el mundo del alcohol y las drogas, una pena. Un beso.

Teresa Oteo dijo...

Es triste, pero de esos pactos hemos visto unos cuantos,los mitos que creamos nosotros por su muerte temprana, trágica y oscura. Me he acordado de Antonio Flores.
Un beso

Manuel dijo...

Para mi siempre sera Norma Jean jugando a disfrazarse de Marilin.
Quizas paso lo que paso no por hacer pactos sino por no hacerlos con las clausulas presentadas a la firma. Como todo lo mítico siempre quedara el resquicio de la duda.
Un beso

Juji dijo...

Una buenísima idea, Rosa. Te ha quedado perfecto.
Un beso.

Marta C. dijo...

Magnífico, Rosa. Te quedas sin palabras. La idea es estupenda y tu escritura también. Muchos besos.

gustavo dijo...

me sale aquello de estoy cansado de ver buenos textos este jueves...pero me sale...evidentemente, el estoy caansado es alabador...
y en este texto, prima, desde mi punto de vista, la originalidaddd, hala otra d :dd¡¡¡
sabes, rosa, dándome cuenta, he aprendido que una de las normas para hacer un micro es escribirlo con fraes cortas...lo he aprendido de vosotros, mis compañeros.no está mál¡¡
medio beso, rosa.

Sindel dijo...

Me dejás pensando en: Será verdad??? Por qué no!!! Tu relato es excelente.
Un abrazo.

Pepe dijo...

El éxito temprano no es un buen acompañante de camino. Me estoy acordando en este momento de otra joven excesiva en todos los sentidos, Janes Joplin. Creo que Norma Jean vivió adelantada a su tiempo y eso le pasó factura. Las causas últimas de su muerte creo que siguen constituyendo un misterio.
Hermoso relato y creible, muy creible ese pacto con el diablo.
Un abrazo.

Maat dijo...

Pues fíjate, Rosa. Siempre he creído que "le" licuaron la vida. Todo fue un montaje de algún diablo que no quería que se supieran ciertas cosas sobre él...
Lo positivo: que encontró la paz.

Maravilloso relato. Como siempre.

Un abrazo.

Maat