martes, 12 de junio de 2012

Exilio



Se me derrama la vida al recordarle...
No me preguntes más.
¿No ves que me estoy ahogando
en la tristeza irregular de los charcos?
Anda, vete,
No sea que el barro del desamor te salpique
Y seamos dos en el exilio.

5 comentarios:

San dijo...

Hay recuerdos a los que mejor no abrirles la puerta, aunque se les rompa los nudillos de tanto llamar.
Besos luna rosa.

Neogeminis dijo...

Siempre es mejor cortar por lo sano.

Natàlia Tàrraco dijo...

Exiliarse de una misma y hacer la maleta de los recuerdos para dejarla en la consigna.
Besitooo y gracias por este bello poema.

G a b y* dijo...

Tal vez esa sea la condena... simplemente por amar.
Precioso tu poema, en pocas palabras todo el sentimiento se derrama.
Besos al vuelo:
Gaby*

Juan Carlos dijo...

¡Qué bueno! La tristeza irregular de los charcos.
Y ese evitar que le salpique el barro del desamor.
Me encanto Rosa.