domingo, 24 de marzo de 2013

Caligrafía de la duda





A veces los soles se apagan,
ruedan  lágrima abajo hasta el silencio.
A ciegas  como el amor desbocado
me recorren  y me visten de humo.
A veces entre tu orilla y mi mar
no hay más que un renglón a medio escribir,
un laberinto de palabras hueras,
indeleble  caligrafía de la duda.
A veces  mordería  la luz  en otras bocas
sólo para  olvidarte un instante.
Cuando llegue la noche con su mordaza
Seré yo quien  grite tu nombre.

 

  

5 comentarios:

Neogéminis dijo...

Un poema precioso, con mucho sentimiento y figuras muy poéticas.

un abrazo de domingo.

censurasigloXXI dijo...

Muy bonita la metáfora de un renglón a medio escribir, como esas palabras que se dicen sin sentido esperando que el otro las entienda...

Beso, Rosa.

San dijo...

Y que malo es ese silencio rodando calle abajo. Precioso Rosa todo lleno sentimiento, que se me hace emoción.
Un abrazo.

G a b y* dijo...

Cuántas metáforas, cuántas imágenes dibujadas en letras para escribir esta belleza de texto...
Un beso:
Gaby*

AnDRóMeDa dijo...

Hermoso, sencillamente hermoso.
Un beso y gracias por compartir tus escritos.