miércoles, 30 de octubre de 2013

HALLOBLOGWEEN (Convocados por Teresa Cameselle)

       Campanario de la Iglesia de Santiago el Mayor, Villanueva del Rio. 
       A sus pies está el cementerio.



La tierra removida,
alineados los cipreses,
el aire amargo.
Tarda la campana…
Tarde de noviembre, cortejo de cuervos.
Temprana la prisa alisa la escarcha,
temprana piedra viva que te encierra.
La tierra sepulta y traspasa al otro lado del grito,
De este lado, a dentelladas, muere la calma.
Dónde germinaban las caricias,
ahora  que se pudre y despedaza la esperanza.
Siniestra mano que la guadaña empuña
deshilachando las dos mitades de tu mortaja.
Tan desnuda me dejas…
-Tañe la campana-





11 comentarios:

LAO Paunero dijo...

Me gustó mucho tu poema mortífago y por sobre todo el último verso Rosa..

censurasigloXXI dijo...

Tañé a muertos. Se van y no nos piden permiso para abandonarnos, amiga. Triste.

Carmen Andújar dijo...

Los cementerios, la casa de los muertos, que a veces hasta parece más grande que la casa de los vivos.A mi no me da miedo visitarlos, al fin y al cabo hay que familiarizarse con lo que nos espera.
Me gustó tu poema.
Un abrazo

G a b y* dijo...

A modo de poesía, ese tañir de campanas, esa línea de cipreses, esa tierra que es y será albergue... y el frío filo que escudriña y decide, lo inevitable. Versos de tristeza, pero certeros como un augurio final.
Besos:
Gaby*

Sindel dijo...

Me dio frío leerte Rosa, el poema es hermoso pero oscuro, bien para esta consigna.
Un abrazo.

Pepe dijo...

Me ha encantado el poema, Rosa. Me ha recordado el poema de Ruben Darío "Ya resuenan los claros clarines...". La sobreabundancia de sílabas con "t", imitando el tañir despaciado, anunciando muerte, de las campanas, me ha parecido intencionado y llena tu poema de una tristeza infinita.
Un fuerte abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Un poema que podría haber escrito Poe, me quito el sombrero que no llevo, así que te aplaudo letra por letra.
Añado un beso.

Valaf dijo...

Terrible ese lado de la festividad de Todos los Santos, o mejor, su origen celta.

Un beso

Maribel Romero dijo...

Me ha encantado leer un poema "mortal" en este Halloblogween, y me ha recordado que muchos poetas han dedicado sus composiciones precisamente a la muerte. Se me ocurren de momento Bécquer, Miguel Hernández o Gabriela Mistral. Enhorabuena.

Un saludo.

Alicia Uriarte dijo...

Si hay una música que pueda emparejar con la muerte es ese tañir de campanas a modo de lamento desgarrador.
Me ha encantado encontrarme con un poema tan vivo aunque suene a muerte.
Enhorabuena.

Teresa Oteo dijo...

Triste tañir el de tus campanas, muy apropiado en este día...
Muchos besos!!