sábado, 2 de noviembre de 2013

La Santa Compaña (HALLOBLOGWEEN- 2)






No hacía aire esa noche, era extraño entonces el crujir de las ventanas, el silbido insistente que horadaba mis tímpanos. Abrí las persianas y contemple como la noche se deshacía en mi puerta.
Una hilera de luces  rodeó la casa, candiles de aceite portados por huesudas manos cuyas uñas se retorcían como garras entorno a la llama, daban engañosa claridad  a la muerte.
Las raíces de la higuera crecieron con desmesura  agrietando la tierra, salieron a respirar  y la luna, afilada como una guadaña,  las segó de un tajo. 
La savia   se derramó espesa y púrpura señalando un camino sin vuelta.
Un fuerte olor a azufre  se adhería a mi piel volviéndola azulada.  
Las campanas tañían para mí.
No grité, no pude moverme, cerré los ojos deseando que fuera sólo un sueño, pero ya no desperté.
Esta cadena no debe romperse. Al amanecer  tomaré mi candil de aceite y caminaré con ellos hasta tu casa…
Reza.

12 comentarios:

Pepe dijo...

Procuraré mudarme antes de que llegues, mala amiga. Además que yo no tengo candil con aceite ni sin él y no recuerdo como se reza, así que pasa de largo.
Un relato inquietante, Rosa, sobre todo con esa promesa de comparecencia final.
Un abrazo.

Loquita Diplomada dijo...

Ehh... y si me mudo? jajaja
Me has espantado con tu relato...
Espero sobrevivir.
Un beso, Jime

Teresa Oteo dijo...

La Santa Compaña, ni más ni menos, vaya amigos que te has buscado, no habría sido mejor un encuentro juevero, que somos un poquito más alegres???
Besos, guapa!!

Alicia Uriarte dijo...

Un relato bien llevado hasta esa terrorífica sorpresa final. Enhorabuena.
Por favor, por mi casa pasad de largo que aún nos estamos recuperando de la última procesión que se llevó a un miembro de nuestra familia.

Un abrazo.

Auxi González dijo...

Ay, por favó! Miedo me das! El 'caminaré con ellos hasta tu casa' me ha matao'! Así que no hace falta que vengas, eh?

Térrórífícó!

LAO Paunero dijo...

Muy buenos tus relatos Rosa, causan escalofríos..... (je)

censurasigloXXI dijo...

Y yo que no sé rezar, ¿Qué hago? haré una tarta de chocolate, dicen que hace milagros...

Un besito, Rosa. Tu cafelito.

Lucia M.Escribano dijo...

Menudo miedo que he pasado pensando en vuestra visita, espero que te pille bien lejos y ya estes cansada de andar por otras casas ajenas.
Besos querida amiga.

San dijo...

Yo no me apunto a este grupo de amigos Rosa, lo siento, pero prefiero seguir en los jueveros, así sin más.
Un relato que cumple todas las reglas de esta convocatoria.
Besos.

Fabián Madrid dijo...

Muy bueno Rosa. Ha sido terrorífico de verdad.
Un beso.

José Antonio López Rastoll dijo...

Esta procesión es como la de Semana Santa, pero más posesiva e inquietante.

Un abrazo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Parece siniestra esa campaña y además, bastante aburrida. Siniestra y aburrida, que indeseable combinación