jueves, 19 de junio de 2014

Este jueves: Hechizos, conjuros, gualichos...



El reloj de la torre dio las doce. En la casa había arrasado el sueño por las habitaciones vacías.
Todo dispuesto sobre la mesa de mármol, las velas a medio consumir, los alfileres,  la tinta y el papel arrugado, cuerdas de pita, arena negra, licor de mastranto con sanguijuelas,  música de clavicordio y flores rojas.
Con la luz de la luna, leo el manuscrito que perteneció a Sanhumerka, maestra de brujas.
Clavé, escribí, até, cerní, bebí desangrándome, dancé  y me dormí rodeado de pétalos rojos…
Algo falló.
Amanece en el espejo... Y sigo siendo un asqueroso sapo.

15 comentarios:

emejota dijo...

Pero un sapito que sabía leer..etc.
Besos.

Sindel dijo...

Es que nadie puede cambiar lo que realmente es! Excelente final, me sorprendiste y a pesar de que no termina bien, me dibujaste una sonrisa.
Beso enorme.

Yessy kan dijo...

Pobre sapito. Al menos lo intento, la esperanza no muere hasta lo último. Tal vez le funcione para la próxima. Muy lindo el humor en tu relato místico. =)
Saludos

Azulia PourToujours dijo...

Al menos es un sapo inteligente y arriesgado. Me gustó tu relato. Saluditos

censurasigloXXI dijo...

Me gustaría ver bailar a un sapo...
Que no se preocupe, su corazón es hermoso.

Beso, Rosa.

¡¡¡Un regalitooooo!!!

https://www.youtube.com/watch?v=dJj2Z-GcRFw

Juan L. Trujillo dijo...

No hay que darle mas vueltas: el que nace sapo, muere sapo.
Eso no hay conjuro que lo evite.
Un abrazo.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

jajaj no siempre la magia resulta!
=(

PEPE LASALA dijo...

Jajaja, algo le faltaba al conjuro Rosa, para que se convirtiera en apuesto Príncipe. Me ha gustado mucho. Paso por aquí también para despedirme por las vacaciones, así que un fuerte abrazo, feliz verano y hasta Septiembre.

Carmen Andújar dijo...

Desde qué la humanidad es humanidad, siempre se ha pensado en los hechizos para arreglar los problemas.

San dijo...

pOBRE!, Que no se hizo principe, aunque bien pensado, así hay muchos jejeje.
Besos Rosa.

Charo dijo...

Ja,ja,ja...pobre sapo!!!Qué triste cuando la naturaleza le da a uno un aspecto feo con el que no está a gusto y no puede cambiar. Que no desespere, a lo mejor llega una princesa, le da un beso y se convierte en un sapo guapo!
Un beso

Mamaceci dijo...

¡Y hasta se desangró con sangre de sapo!, lo que ya es un plus para el conjuro.

Hermoso el poema "Amigo"

Te dejo un abrazo por partida doble

Máximo Cano dijo...

Y que tenéis contra los sapos?
Saludos.

juliano el apostata dijo...

no por haberme reiterado en el pasado, quiero dejarte de decir que esto es un texto de altura, al menos de tanta altura como el que le he leído a mamá ceci. ambas dos, y he leído ya a cinco o seis compañeros, os habéis pasado en el sentido de lo bello...habéis escrito más allá de la línea de lo bello.
punto y a parte.
medio beso.

casss dijo...

Creo que me gustaría encontrarme con un sapo así, para darle un gran abrazo, y quien te dice, un lindo beso...(mi debilidad son los débiles.)

por ahora te los mando a vos:
besos y gracias por pasearte por mi balcón.