miércoles, 18 de junio de 2014

Experimento





No siento que haya desaparecido la belleza,
duele, porque eran mariposas y estaban vivas.
El niño, cruel, las enterró en la arena

sólo por el placer de ver el arco iris cuando subiera la marea.

5 comentarios:

Tracy dijo...

¡Pobre infeliz! y pobres mariposas.

Maria Jose Moreno dijo...

Preciosos versos de la inocencia :)

San dijo...

Inocente niño cruel.
Bello Rosa.
Un abrazo.

Odalys diaz sanchez dijo...

mariposas o arcoiris...dificil elección

censurasigloXXI dijo...

¡Qué espanto!

Yo tenía una amiga que se hacía collares con las cabezas redondas de las libélulas... poco duró mi amistad con ella ¡¡Un verano!!

Un beso, compi.

Cafelito y charla?