viernes, 6 de marzo de 2015

Relato de jueves: "Curriculum de un fracasado"



Desgrana  su trayectoria entre las páginas de un curriculum estudiado.
Hoy ha  mudado  la piel como una serpiente, se ha desnudado de títulos y diplomas de honor, ha colgado la corbata, desandado el pasillo, acallado la queja.
Hoy asumió  las puertas cerradas, las sonrisas huecas, los vuelva usted mañana.
No es el que los demás quieren que sea. 
Fue de barro dúctil desde el primer renglón, masticó la rabia de saberse otro, mimetizaje perfecto de la cobardía, propicio veneno  para diluirse y no ser más que una  sombra entre los puntos suspensivos…
Aún así,  se ofrece.



19 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Y a veces la preparación, el esfuerzo no es suficiente. Y no queda otra que insistir.

Dorotea dijo...

"Durmiendo soñé que la vida era ilusión/desperté y vi que la vida era obligación/actué y descubrí que la obligación era ilusión" (R.Tagore) Bellas palabras de difícil aplicación. Gracias por participar, Rosa. Un abrazo.

José Vte. dijo...

Es el sufrimiento de los tiempos oscuros que corren. La valía de una persona parece que ya no importa. Hoy, los valores de la macroeconomía se rinden a la mediocridad y al amiguismo de unos pocos privilegiados y humilla a la mayoría.
Cuanta ruindad.

Como siempre excelentemente bien contado, Rosa.

Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Eeel título ya promete pero el relato es mejor.
Muy bién hallado, Saludos.

Alfredo dijo...

Yo, ya te había puesto falta, pero ha merecido la pena la espera.
Intenso y sincero ese desnudarse para seguir dándose tal cual. Sin trampa ni cartón. cristalino como tu texto.
Besos

G a b y* dijo...

Una descripción increíble -dentro de tu estilo poético- donde la desolación personal se manifiesta con toda su crudeza. Duele que duela... Frustra que frustre.
Besos!
Gaby*

San dijo...

Rotundo Rosa, se siente esa derrota y ese desnudar el corazón. Me alegra tenerte de nuevo aquí.
Besos muchos y mis mejores deseos.

Carmen Andújar dijo...

Real como la vida misma. El pesimismo instaurado por decreto.
Muy bueno.
Un abrazo

Cristina Piñar dijo...

Eso me suena, una preparación que ahora mismo no se puede aprovechar por los tiempos que corren... me resulta familiar, aunque yo siempre seré positiva, eso sí. Besos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Qué difícil se hace la perspectiva de un mañana cuando se viene a bajo nuestra autoestima y la esperanza!...no todo depende de nosotros
=(

Tracy dijo...

Nunca hay que desertar.

LAO Paunero dijo...

La persona que baja la guardia, es porque ya estaba predispuesta. Excelente hilación de tus palabras para describirla....

Fabián Madrid dijo...

Parece ejemplo de tenacidad.
Un beso.

Charo dijo...

Has mostrado una cara muy dura de lo que debe sufrir actualmente mucha gente sobre todo joven, es muy triste y aunque nunca hay que perder la esperanza es durísimo seguir un día y otro y otro....Lo has dicho genial!
Un beso

Pepe dijo...

Qué duro y difícil debe de resultar mimetizar el currículum personal a las necesidades del mercado, mentir, camuflar conocimientos curriculares, desprenderse de títulos que han costado un enorme esfuerzo y ni aún así. Humillante y frustrante.
Una auténtica delicia volver a saborear tus textos, Rosa.
Un fuerte abrazo.

Matices dijo...

Y es que esto es lo que estamos viviendo... el empezar de cero de muchos que lo tuvieron todo para tener nada.
Creo que hemos vuelto todas a la vez.
Un beso enormeeee

casss dijo...

....Y AUN ASI SE OFRECE.

Este final, resume para mi, todo el dramatismo y la poesía de tu relato.

besosssssss

Juan Carlos dijo...

Qué alegría volver a leerte y no me he sentido defraudado, con frases duras y acertadas. Especialmente, la dureza de saber que no es quien los otros quieren que sea.
Un enorme abrazo, amiga.

Susurros de Tinta dijo...

Menos mal que al final dejas esa chispita de esperanza, la de la fuerza de seguir ofreciéndose a pesar del fracaso, porque lo iba leyendo y la angustia se me iba instalando en la garganta, la tristeza en el corazón y la desolación en el alma, hija mía, que verdad lo que dices, eres capaz de transmitir toda la tristeza del mundo con tus letras, menos mal que eso contrasta radicalmente con tu forma de ser y tu radiante sonrisa!, miles de besosssssssssss