viernes, 30 de octubre de 2015

HALLOBLOGWEEN 2015


Teresa Cameselle nos invita a  abrir la puerta del miedo




He notado que desde hace unas noches, la fotografía del abuelo,  esa que me sigue con la mirada apenas entro en el salón,  se mueve como un péndulo marcando mi miedo. 
Pintadas con azufre sus iniciales en la pared, delimitan su mortaja.
Huele a sangre seca y una agónica respiración  se oye a través de las puertas. 
El espejo se ha llenado de otras caras que no son la mía,  los gusanos hilan las cuencas de los ojos  para que no entre la luz.
No reconozco a los que habitan el espejo, me rodean acariciándome el pelo, sonríen  desdentados y se atropellan por asomarse a mi casa.
Mi abuelo se ha salido del cuadro, tiene telarañas, camina raro, se desmorona a cada paso y yo recojo sus trozos.
El reloj de bolsillo, vacío de tiempo, cuelga desacompasado de sus harapos, su voz ya no es la que yo recordaba, suena desde las simas llamándome.
Y acudo a buscar la ternura en los agujeros de su muerte.


15 comentarios:

ReltiH dijo...

MUY BUEN TEMA.
ABRAZOS

Ester dijo...

Mi consejo es que cambies de medicación. Perdona la broma, lo has llevado muy bien creciendo el miedo. un abrazo

Sindel Avefénix dijo...

Impactante! Te va llevando hacia la muerte misma mientras se lee. Y a pesar de ser un relato de terror y suspenso, tiene ese toque que le das a todo y que hace que leerte sea algo sorprendente.
Un abrazo enorme.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Ajjjjjj esto es TERROR!! del más puro y auténtico, gimiendo para hacer que temblemos desde el inicio hasta el final! Lograste la síntesis perfecta entre el miedo y la necesaria brevedad para la ágil lectura.
Muy bueno!
Un abrazo

San dijo...

Diossssss!!!!!! pero que horror Rosa, menos mal que hasta lo haces bonito,Voy a darle la vuelta a los espejos y a algunas fotos.
Besos.

Esther Planelles dijo...

Los espejos y los retratos siempre fueron misteriosos; ha sido una idea genial elegirlos, pero lo mejor es que has logrado sintetizar el terror en una prosa exacta y bien hilada hasta el final, en el que la esperanza brilla por última vez. Mi más sincera gratitud, me lo he pasado de miedo.

Saludos, Rosa.

Mad El Mago dijo...

La llamada del abuelo....¡Muy bueno!

Inma Cerezo dijo...

Ojo con el espejo, qué miedito. Muy buen relato, felicitaciones.
Saludos.

Maribel Romero dijo...

Dentro de lo terrorífico, es muy poético tu relato. Me ha gustado mucho.
Saludos.

José Antonio López Rastoll dijo...

El regreso de los difuntos es un miedo que ha acompañado al hombre desde el inicio de la humanidad. Terrorífico ese toque final de ternura. ¡¡¡Feliz Halloween!!!

Un saludo.

Yessy kan dijo...


Rosa, más escalofriante no pudo ser. Sacaste una buena trama con la fotografía y el espejo, que siempre han sido un enigma de terror.
Beso

Alicia Uriarte dijo...

Pues sí, me ha gustado como lo has ido llevando. Enhorabuena. Importante el tiempo. Al principio con esa imagen del péndulo midiendo un tiempo de angusta y casi al final con ese reloj de bolsillo arrastrándose ya sin tiempo.

Un abrazo.

María José Aguilar Rueda dijo...

Escalofriante la imagen del espejo y todos esos que se asoman a él. Enhorabuena por tu relato, Rosa.

Un abrazo.

Teresa Cameselle dijo...

Ritmo poético para tu relato, para leer y releer.
Gracias por participar en el Halloblogween.

PEPE LASALA dijo...

Poesía y terror, buena combinación Rosa. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala