jueves, 9 de marzo de 2017

Es jueves de relato. ¡Bon appetit!










Hambre, hambre, hambre… Mi silueta ya no cabe en la sombra.
Este hambre royéndome los huesos, dañina como los silencios, insistente como la culpa,esta hambre cosida al dobladillo de mis días,  este hambre…
Ahora que ya no te quiero, ni me quiero, voy a hacer de mi hambre un sudario.
Voy a cerrar los ojos y abrir la alacena para  barrer las migajas del deseo,
voy  a poner ugüento de miel a las palabras amargas,  a pintar con canela la palidez de mi miedo,  que mis manos amasen la cizaña para hacer el último pan mientras en la cocina, los sabores, como los besos, andarán buscando dueño.
Alhucema y tomillo perfuman el mantel dónde se sirve la realidad.  El agua de borrajas llena mi copa pero se ha extinguido la sed.
Has sembrado espejos hasta en el viento, arrastro de la siembra a la siega, tus reproches.
Ya no soy hermosa, ya sé que no.
Hambre, hambre, hambre…

22 comentarios:

Campirela_ dijo...

Hola ! tú relato describe muy bien el hambre , pero no solo en el sentido literal de la comida sino tan bien en otras facetas de la vida , al menos yo entendí parte de él así , ella se debería querer un poco más y tal vez cuando se mirará en los espejos se vieran mucho más linda que lo que sé ve en realidad.
Un placer leerte y un saludo .

vivian dijo...

Excelso!!!!

besos

San dijo...

Rosa de ese hambre se pasa y mucha. Ojalá no importe hartarse hasta olvidarla.
Un abrazo,bella.

San dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
María Perlada dijo...

Wowwww esa hambre en verdad tiene mucha hambre.

¿Sabes que ayer empecé escribiendo así un poema para el relato juevero pronunciando varias veces hambre pero lo borré? al final no me he decidido a escribir nada.

Me parece precioso tu texto, chapó.

Un beso.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Una exquisitez con sabor a reivindicación luego de un desprecio. Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Hola Rosa: No he leido a nadie que sepa jugar con las metáforas, como tu. Eres genial, amiga. Un abrazo muy fuerte.

Tracy dijo...

Maravilla de las maravillas.

Ester dijo...

Magnifico como describes el hambre, la avidez de todo, la necesidad de saber. Un lujo poder leerte. Un abrazo

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Un hambre que reivindica, que pide, que casi exige lo que el otro ya no da. Tus letras siempre me llegan al alma. Besos.

Ame dijo...

Me provoca desazón, el juego de metáforas es increíble, el fondo, devastador
Un beso

pikxi dijo...

Buen relato donde te lo deja todo muy claro.
Un saludo

Juan L. Trujillo dijo...

Es un verdadero festín para la imaginación, esa manera tuya de crear metáforas. Preciosa entrada y un elegante ejercicio de verdad literaria.
Enhorabuena.
Besos.

ReltiH dijo...

EXCELENTE!!! TE ADENTRAS, SOCAVAS POESÍA!!!!!
ABRAZOS

Juan Carlos Celorio dijo...

Como siempre, magníficas metáforas, me gustan tanto que me centro en ellas.
La historia refleja una tristeza tan dura, tan física como la propia hambre.
Besos.

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Hola! ¡Qué profundo y qué triste! Muy bien plasmadas esas emociones en el hambre. Me encantó.

¡Un abrazo!

Alberto V. dijo...

Mi consejo es que tu protagonista salga de esa cocina que tanta hambre la produce ;-)
Un relato muy emotivo.

Besos

Yessy kan dijo...

Muy poético y sublime relato la de esa protagonista llamada hambre.
Me encanto, te quedo muy linda, Rosa.
Beso

Diva de noche dijo...

Maravilloso menú de metáforas...como a mi me gustan..muy sonoras, muy sentidas...besosssss

Mamaceci dijo...

Es penoso que las personas eligan hacer de sus miserias una forma de vida, supongo que no es facil de evitar, por lo demás: tus palabras maravillosas todas juntas atronan, duelen y conmueven profundo

Abrazo fuerte rosa!!

Matices dijo...

Hay que alimentarse, siempre. Buscar, no hay que perder la razón de ser, el amor propio es la clave en un menú principal.
Triste y vivido... hermoso en letras
Un beso!!

Pepe dijo...

!Son tantas y tan distintas hambres las que nos dan dentelladas!, las que nos tienen a dieta forzosa y no deseada.
Un fuerte abrazo.