sábado, 27 de septiembre de 2008

Mabon



Mabon




No deja de llover,
Los pájaros muertos atascan la luz.
Detrás de la puerta,
te aguardan oscuros los charcos.
Aves desorientadas se ahogan en otoño.
Una espiral de aire circunda las alas
hasta la fosa común del vuelo.
Caen las hojas
Tras los cristales de septiembre,
reclamo el luto de mi voz
para callar tu nombre.
Fuera
el equinoccio agoniza en el barro.

1 comentario:

El éxodo dijo...

No deja, no, no deja. Aquí, donde yo habito, deshabitado, hace casi tras años que llueve sin cesar. Parece que el sol no hubiese existido nunca.

Besos.