miércoles, 24 de diciembre de 2008

Fuí





Te oigo caminar por mis venas secas,
Mi vida se vacía a tu paso.
Un reguero de mí, inunda tus dedos,
Me has roto en caricias.
Nadie sabe que fui.
Soy como la huella en el agua.

3 comentarios:

El éxodo dijo...

Como la huella en el agua, sí, así nos sentimos a veces. Doloroso. Muy doloroso. Pero marquemos a fuego en nuestro corazón, para nunca olvidarlos, los buenos momentos que nos otorgaron aquellos que -tal vez a su pesar- dejaron que el mar borrase nuestras huellas en las arenas de sus playas.

Un beso.

Soportándome dijo...

Esto es precioso. Lamentable huella. Saludos

mardelibertad dijo...

Me gusto, dejemos grabados siempre, los buenos momentos en nuestras vidas.
Feliz Año.Entrante
saludos