viernes, 31 de julio de 2009

Sábados literarios de Mercedes ¿Quien se comió al gato?



“Yo, veía la sonrisa tintineante del diente de oro de la abuela Margarita, una anciana de pelo amarillento y huesudas manos, que me tenía de invitada algunos inviernos.
En el regazo de delantal negro, aún estaba la huella de la gata “Sombra” y la rabia en la voz cuando se preguntaba quien la mató, cocinó y escondió sus huesos en la alacena.
Sentados cerca de la chimenea, los niños escuchábamos la historia cada vez más acurrucados por el miedo y nos repetía: “mi gata porta un diamante que se multiplicará por dos para aquel que de señas de su paradero”.
Ninguno se atrevía a moverse de aquella cárcel que dibujaban las palabras en las paredes”

La casa no parece la misma veinte años después. Estoy a dos metros de la puerta con mi equipaje. Toda mi vida en una maleta. Y me esperan para celebrar mi boda.
Me casé por poderes hace dos meses con aquel niño taciturno que nos observaba a través de las rendijas de la puerta mientras los demás desgranábamos historias frente a la chimenea.
Era el único valiente que miraba de frente a la abuela Margarita sin inmutarse.
Pasaba sus ratos haciendo cosas más interesantes que escuchar cuentos de miedo.
Aquel último invierno me regaló tres lagartijas, me enseñó las sanguijuelas de la fuente vieja, su colección de piedras-corazón y su mejor amigo, un gorrión pardo que reinaba en una jaula de colores.

¿Qué aspecto tendrá ahora aquel niño callado?
Cuántos detalles vienen a mi mente en estos pocos minutos de espera, de aquellas últimas vacaciones en el campo, del misterio sin resolver de la gata “Sombra” y de la triste jaula vacía del pájaro pardo. Como si fuera hoy, cierro los ojos y veo el brillo amenazador del diente de oro detrás de la sonrisa de la abuela Margarita como una venganza sin tiempo.
Antes de que se abra la puerta, miro el anillo de compromiso en mi dedo anular. No sé si el pedrusco que lo adorna es una baratija o es lo que parece, un brillante que me eriza la piel.
Ahora soy la señora de….
Mi amor tiene los ojos verdes, (no lo recordaba) cuando aúllan los perros se acurruca a mi lado y parece que ronronea, y cuando me acaricia, deja surcos en mi piel con su afilado secreto.
La sombra de “Sombra” vive con nosotros. Formamos un perfecto Menage a trois.

15 comentarios:

NORHA E. dijo...

Espectacular relato! me ha encantado, es la primera vez que visito tu espacio, pero me he quedado leyendote hace rato.... cuantas cosas hermosas... ese relato sobre algunas cosas de mi madre... conmovedor y aquel escrito con tantas preguntas sin respuestas... TODO! cada cosita que voy leyendo, es preciosa.
Me voy con esa sensacion de querer volver...
Un saludo desde este lado del Oceano

eva pardellas dijo...

mi rosa guapa!!1...me he quedado enganchada!!!..un relato muy interesante y cautivador...besos reina!!

maria jose moreno dijo...

Gracias Rosa, por este tierno y enigmatico relato. Me ha gustado mucho.Deja puertas abiertas a la imaginación y a mí eso me encanta. Un beso guapa

Carmen Andújar dijo...

Muy bonito el relato. Al ver que has continuado el relato de Mimi, no sé si se había de continuar,porque yo no lo he hecho. Bueno supongo que cada uno lo entiende a su manera.
Ha sido muy buena tu continuación y bien resuelto el misterio.
Un abrazo

CAS dijo...

Interesante un menage a trois PERFECTO. Podrá ser así.. mientras sea solo una sombra o la imaginación creo que sí.

Insisto: muy interesante.
un saludos cariñoso.

gustavo dijo...

INTENTE EN MI PRIMER RELAT0 HACER L0 QUE HAS HECH0 MAGISTRALMENTE...
AQUI ACABA MMI C0MENTARI0 DE ALÑABANZA...
HE ESTAD0 VIEND0 MILENIUM...N0 SE P0R QUE LECHES ME LA HA REC0RDAD0¡¡¡TU RELAT0...
C0NSTRUID0...PUEDE QUE ESA ESPERA ANTE LA CASA ME RECUERDE MAS D EUNA ESPERA DEL LIBR0 MILENIUM...
MEDI0 BES0, R0SA.

alfredo dijo...

Bueno Rosa, yo el beso te lo doy entero, aunque tu relato me ha dejado a medias, medio misterio, medio enigma, medio niño, medio gato.
Eso si, el diamante en una pieza de lo más entero.

Deliciosa forma de contar.

Alfredo

Pepe dijo...

Hola Rosa:
Me acerco a tu casa por primera vez desde la página de mimí sobre los sábados literarios de mercedes y me he quedado impresionado por la belleza de tu relato, cuyo desenlace te ha llevado al futuro, veinte años más tarde.
Si me lo permites, volveré con algo más de tiempo para seguir disfrutando de tu espacio.
Un saludo.
Pepe.
www.seyoalal.spaces.live.com

JR dijo...

Interesante relato Rosa, intrigante, ese secreto a voces.

Saludos.

Mimí dijo...

Muy bueno!!!
Niña lo has lanzado al aire en un volteo de campanas.
Un abrazo desde estos mares extremeños, un placer participar contigo!

rosa_desastre dijo...

Gracias a todos...y perdonad a los que aun no he visitado ni comentado su relato...salgo de viaje, volvere dentro de una semana y sera un placer leerlos a mi vuelta.
Me perderé, eso si, el proximo sabado literario.
Besos

Tèsalo dijo...

Me pregunto por el aspecto fìsico de la mujer protagonista, por si no sserà tambièn gatuno o agorrinado.


Tèsalo

dafne dijo...

wouhhhhhhhhhhhhhhhhh....intrigante relato.
Besos

El éxodo dijo...

Muy bueno, Rosa, muy bueno.

Besos.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Rosa, un relato que se va complicando de misterio, se presiente el gato en los ojos verdes, en la vieja, en el gorrión.
Pellizcos de intriga, de sugerencias, de imagenes...
Miau!!! qué bueno Rosa, bsito, natalí