jueves, 17 de enero de 2013

Relato de jueves





El vestido nuevo quedó sobre la silla, el puchero en la lumbre, los visillos danzando  al aire de mayo, las ventanas de par en par, la mesa puesta, la ropa recién planchada, alerta  los geranios, las sábanas se oreaban en aquel sordo y plomizo jueves.
El reloj de pared  sólo dio una campanada…  
Entre los cordeles fue tendiendo el silencio  de su realidad hasta que se quedó desnuda de razones, a medio metro del suelo,  justo la distancia que separa la felicidad de la mentira.
El grito púrpura y los porqués, siguen resonando en mis pupilas.  

(Difícil para mí el tema de este jueves. No quería…pero os he relatado los últimos minutos de una amiga que decidió irse.) 

23 comentarios:

LuisBernardo Rodriguez dijo...

Rosa valiente, en vez de desastre...
Tema que me llega de cerca, también. Prefiero no revelarlo. Te agradezco la participación. Un abrazo grande

Tracy dijo...

Un homenaje muy sentido y tratado con mucha sensibilidad hasta en su imagen.
Te felicito.

Mar dijo...

Sirvan tus palabras como homenaje. Cuando uno decide irse, supongo, razones de peso, tendrá.

Bss.

Natàlia Tàrraco dijo...

Duro, durísimo recuerdo Rosa. Tus letras sensibles le rinden homenaje de amistad que nunca muere.
Besito cariñoso.

censurasigloXXI dijo...

Triste pérdida si era una amiga.
Así quedó todo, esperando y en pausa pero vivo, mientras alguien decidía poner fin a lo que ya no le complacía o temía. Triste.

Un beso y un cafelito de amores.

Leonor dijo...

Comprendo lo difícil que habrá sido escribir desde el dolor. También he tenido que sufrir una pérdida parecida.
Me encanta como lo has relatado, con una gran sensibilidad.
Un beso.

Lucia M.Escribano dijo...

Todo dispuesto para seguir viviendo, en cambió decidio partir.
Hay qué ser valiente, para hacerlo! y también hay que poder entender, porque lo hacen. Es muy dificil cuando se trata de alguien a quien queremos.
Gracias por tu generosidad, al compartir mucho más que un relato.
Besos con cariño, querida amiga.

Maria Liberona dijo...

Muy buen relato, la verdad hay que ser valiente vaya, que penita

Neogéminis dijo...

Tremendo. Mucho más cuando la tragedia te ha tocado de tan cerca.
Se entiende la dificultad que habrás tenido que enfrentar para contarla, pero esa es una manera muy válida que tenemos para exorcizar nuestros propios fantasmas.

G a b y* dijo...

Un muy sentido homenaje. Una descripción que debió de doler, lo que no quita ese modo tan bello de decir que tienes. Doblemente sentido entonces el leerte.
Un beso.
Gaby*

juliano el apostata dijo...

no la vi irse. era una vecina de mi pueblo. 42 años poco más o menos. se quedó pendiente también de una viga y de una soga. me llevaba bien con ella. tenía como única amistad que yo supiese a una prima mía. pero decidió irse. en cierta manera uno puede imaginar el porqué atendiendo a su marido y a sus hijos.
pero a día de hoy, cada vez que veo a su marido y a sus hijos, repito, cada que los veo, es decir, en la calle, nunca desde la charla, nunca desde su interior...cada que vea a los que dejó, la llamo BOBA... ¿acaso no podía haber optado por separarse e irse lejos? por más que lo intento, no puedo desdecirme de se BOBA... pues apenas si hay circunstancias que sean tan terribles como para irse...HABIÉNDOLAS, CLARO ESTÁ...
ah, por otra parte, soy de la opinión de que los que quedamos de este lado de la vida somos , en realidad, los jodidos de verdad.
medio beso.

Pepe dijo...

Me lleva a reflexión esa distancia tan pequeña, medio metro, que separa la felicidad de la mentira. A veces andamos ese medio metro y dejamos al descubierto que sólo era un remedo de felicidad la fachada que ocultaba una realidad vacía. Hermoso homenaje a esa amiga que decidió irse.
Un abrazo.

Matices dijo...

Es duro despedir a una amiga que se va a destiempo. Unas letras sensibles y dolidas...
Un abrazo, amiga

San dijo...

Todo esperando, se quedó todo esperando...
Dura despedida, endulzada por tus cálidas palabras que abrigan.
Un abrazo Rosa.

Sindel dijo...

Tremendo, al leerte se me puso la piel erizada. Debe ser muy difícil pasar por algo así con un ser querido, pero solamente quien comete estos actos sabe por qué y se lo lleva con él.
Un fuerte abrazo!!!

Cecy dijo...

Que duro es, lo entiendo tanto, quizás por eso se me dio por el humor.
Es doloroso cuando un amigo, como en mi caso toma tremenda decisión y uno se queda orbitando sin saber.

Un abrazo grande.

Carmen Andújar dijo...

Es un tema complicado y más si se tiene aluien tan cerca que pasó por esto, nunca se sabe ciertamente el por qué se llega a esto; pero ahí está.
un abrazo

Gaston Avale dijo...

Muy fuerte todo... un gran homenaje al que no le hacen falta más palabras. Precioso.

Un beso!

Alfredo dijo...

Que buen papel habría hecho tu amiga entre nosotros todos estos jueves.
Con mi mayor cariño.
Besos

Juan Carlos dijo...

Impactado. Un muy sentido homenaje, valiente, como ya dijo Luis y, como siempre, lleno de detalles muy adecuados.
Un abrazo muy cariñoso, amiga.

Encarni dijo...

Breve y dulce, conciso y tremendo, Rosa, has escrito un poema como homenaje a una amiga que decidió irse.

Un abrazo fuerte.

casss dijo...

Esa sensación de que todo quedó esperandola....

un fuerte abrazo

Beatriz dijo...

¡Qué breve es el tiempo de la desesperanza!

cuánto transmites con tus palabras

Felicitaciones