viernes, 4 de enero de 2013

Simulacro de amor





Vino con el primer vuelo
a la herida  de luz que traza  el horizonte,
Vive al borde de mi acequia
con la sed de una mariposa enjaulada,
atado a mi latido como una cometa,
candileja en el hueco de mi umbría.
Llegó náufrago, a mis sueños de arena,
ugüento de sal para curar silencios,
simulacro de amor, mi amor,
tendedero de golondrinas, mi boca
donde se secan las palabras que nunca le dije.
Generoso dolor, el suyo,
que calla al mundo  mi mentira.

2 comentarios:

San dijo...

Puro amor, aunque callado.
Un abrazo Rosa.

maria jose Moreno dijo...

La posesión es dolorosa. Precioso