jueves, 31 de enero de 2013

Este jueves...hablar escribiendo






 Jacinto la espera sentado en un rincón de la sala, las gafas a mitad de la nariz, sobre la mesa un lápiz y una goma de borrar, papel blanco donde caligrafíar sentimientos y un sobre cuyo destinatario se sabe de memoria.
Como cada jueves desde hace ya veinte años, Amalia llama a la puerta con la misma cantinela: ¿da usted su permiso? Y Jacinto  abre el portón que también desde hace veinte años, chirría.
La hace pasar y agradece, como siempre, la generosidad  de unos dulces.
Frente a dos tazones de café negro,  se cuentan los achaques  retrasando inconscientemente la tarea que los reúne.
Se reconocen en cada surco de la vejez, cada silencio, cada arruga del tiempo compartido, cada queja, cada soledad.
Jacinto escribe mecánicamente la fecha y el encabezamiento de una carta, bajo la atenta mirada de Amalia.
“Querido Benito, dos puntos, -lee- Y ahora, dime, Amalia, ¿qué  más?
Y yo que sé Jacinto, yo no sé decir las cosas bonitas, tu cuéntale  cómo despuntan las flores de los granados y que la vaca  se está quedando seca, que el vendaval se ha llevado las cercas del molino y que si no llueve por San Blas se perderá la cosecha de garbanzos.
Dile que se me ha muerto “la Grilla” esa perrita que abandonaron en la vereda  y que se crió junto a la niña Manuela.
A Manuela la pretende un muchacho de buena familia y esperan tu regreso para apalabrar matrimonio.
Dile también…
¡Ay quien supiera escribir!  ¡Quien juntara tan bien como tú el abecedario! Dile…que ya es tiempo de volver, que vuelva, que vuelva, Jacinto.     

Jacinto emborrona un beso y concluye: sin más que decirte, se despide, esta que lo es…”
-El próximo jueves, serán una semana más viejos-

16 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

Un encuentro entre amiga y amigo, entrañable, puntual como la carta que ha de escribirse. Amalia no sabrá escribir pero se expresa de maravilla, le quedará a Jacinto añadir el beso.
Escribir hablando te sale de corrido, emotivo, amable. Besito.

Leonor dijo...

Las palabras de Amalia, que suenan con tanta dulzura, transcritas al papel, como cada jueves, y entre ellos un café, una cálida compañía y una profunda amistad. Se conocen tanto que Jacinto podría escribir las inquietudes de Amalia solo con mirarla.
Me ha encantado.

Un beso.

mariajesusparadela dijo...

Hay una poesía de Campoamor en la que el cura escribe una carta a una chica enamorada. Y ella también dice "quién supiera escribir" ("Escribidme una carta, señor cura" y aparece en google todo el poema).

Lucia M.Escribano dijo...

Esas cartas que mandaban antes se perdieron, llenas de dulzura, Ahora, cuando abro mi buzón.... algunas veces me encantaria encontrar una carta como esta, y no propaganda impersonal, y recibos bancarios...Que pena que se perdió " la correspondencia epistolar" Esa incertidunbre de ver legar al cartero, por si ostraia alguna noticia...Era todo un rito diario...gracias por traerme tan bonitos recuerdos... y besos Rosa bella.

Tracy dijo...

Has escogido el tema del escribidor y haciéndole un guiño a los jueves...

Cecy dijo...

me ha dado una gran ternura, por el tiempo, los silencios, el encuentro, la intimidad de la carta. Ella escribe con la mano de su amigo y el deja ese beso como símbolo.

Un abrazo.

Juji dijo...

Rosa, que amistad y que cartas deben de ser escritas con la dulzura que desprenden...
Una gozadita este jueves.
Un abrazote.

miralunas dijo...

con la vista nublada por emocionada ternura, te dejo un gran abrazo.

la otra cara de la luna es... Rosa!

Encarni dijo...

Quien pudiera escribir cartas así, manuscritas, porque ahora no llegan, ahora el buzón se llena de publicidad y facturas de banco. Tampoco nos prodigamos mucho en escribirlas para que otros/as las reciba.

Un relato tierno y encantador.

Un abrazo

censurasigloXXI dijo...

De lo mejor que has escrito, Rosa. Mi enhorabuena bien dulce, mofletudo y tierno, como el relato.

Un beso y un cafelito, compi.

Alfredo Cot dijo...

Entrañable situación, recreada con precisión. Se palpa el calor, la amistad, la confianza.

Besos

Mar dijo...

Cuantas confidencias sabrá Jacinto sobre ella y Benito! Oficio de escribiente, y a la vez, algo más.

Bss.

Matices dijo...

Confidencias alrededor de un café, la ayuda de un amigo para que la comunicación entre ellos no se rompa.
Genial relato
Besos!!!!

Juan Carlos dijo...

El analfabetismo resulta tierno, más cuando realmente se tienen cosas que decir , como reflejas perfectamente en tu relato.
Besos, amiga.

Juan Carlos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Pepe dijo...

Rosa, hubiera jurado que te había dejado un comentario, pero veo que no es así. Llevas razón cuando dices que hemos coincidido en la figura del escribidor, si bien tú lo has personalizado en la relación y confianza mutua entre dos amigos. Como siempre, me ha encantado.
Un abrazo.