jueves, 25 de abril de 2013

Este jueves, relato: Terrorismo




Aguarda en la puerta de atrás, como los desheredados.
Solitario, callado y triste como un ciprés.
Cuenta los pasos como guardián en una cábala extraña. No sé qué esconde.
Él no sabe que le observo.
El jardín de la casa de al lado es el envoltorio de una fortaleza que un centinela de luna defiende.
Los árboles alineados como en un tablero de ajedrez, fría estrategia cuadriculada.
Cosidos a la rutina, un día sucede a otro y a otro y a otro…
De repente cesaron los pasos medidos.
La noche sonó a cristal roto, y por el roto huyó  la vida.
La radio esta mañana suena como si tuviera una mordaza, afilando las palabras como la hoja de una guadaña.
“Ahmed Alí Mustafa, el guerrero del silencio, se inmoló la madrugada del jueves…”
La policía me prohíbe acercarme a la ventana. Los trozos de muerte están desperdigados por  el aire.
Me interrogan. Yo digo que era callado solitario y triste, como un ciprés.
Omití que le amaba.   A quien le importa un epitafio.

19 comentarios:

Tracy dijo...

Bonita y muy trste historia.

G a b y* dijo...

Desde ese silencio, vaya a saber cuantos gritos y palabras en revuelta le habitaban. Triste final, mas alguien le echará de menos.
Un beso Rosa!
Gaby*

Sindel dijo...

Un relato diferente con una mirada distinta y un enfoque original.
El final me sorprendió!!!
Un beso.

Montserrat Sala dijo...

Impactante! Este esta es mi opinión.
Muy bien escenificado.

Saludos

Valaf dijo...

Si ya es desgarrador, el final que le das aporta unos gramos de humanidad a la barbarie del terror.

Un beso

Neogéminis dijo...

Un texto muy emotivo, que logra conmover sin apelar en forma directa a imágenes violentas.
Un abrazo!

juliano el apostata dijo...

no me llamo mariló montero, pero aún así, me desmontero...
es la única manera de comentar esta belleza, con la cabeza enseñando las canas y en la mano el sombrero...
medio beso...

Encarni dijo...

Uffff, menuda historia de amor y sangre, que a pesar de lo cruda que resulta, al leerla queda hasta bella.
Como no podía ser de otra manera.

Un abrazo

Teresa Oteo dijo...

Poético, como siempre y precioso!
Impactante la historia pero cómo la humanizas con ese final!
Un beso grande!

Juan Carlos dijo...

La última frase es buenísima, un perfecto redondeo de una historia magnífica. Y una perspectiva muy original.
Un abrazo fuerte.

Lupe dijo...

Hola Rosa.

De buena se libró la protagonista de tu historia...

Como siempre, un placer leerte. (Sea cual sea el tema que te ocupe)

Un abrazo.

Lupe

San dijo...

Poeticamente descrito el terror,, pero con un perfume más sutil. Siempre un placer Rosa.
Un cariñoso abrazo.

miralunas dijo...

me he quedado acà, callada y triste como un ciprès, aterida.
me has impactado de frente y de perfil, Rosa.

im pe ca ble!

emejota dijo...

Al amor le importa un epitafio, desde luego. Bss.

Cecy dijo...

Me quedo en silencio yo también.

Me impacto de principio al giro mortal del final.
Muy bueno!


Un abrazo:)

Carmen Andújar dijo...

Cruel y triste a la vez. Nunca lo entenderé.
Un abrazo

Charo dijo...

Bonito final, triste y sorprendente.
Un beos

Alicia Gonzàlez dijo...

El amor no se controla, nadie decide de quien se enamora. Muy lindo tu relato. Un besote

Matices dijo...

Tiene un regusto amargo y un final inesperado que le da un poco de amabilidad... Consigues así poner el tema desde otro punto de vista, el de los que están cerca y aman a estas personas...

Besos