viernes, 14 de marzo de 2014

Remiendos



A trocitos
voy metiendo el sol
en el bolsillo.
Un agujero, (llámalo tristeza)
lo derrama.
Hay un reguero de luz
de tu casa a la mía.
Tendré que aprender
a remendarme la vida

un día de éstos.

2 comentarios:

Sindel dijo...

Que hermoso!!! Un poco triste pero en el fondo deja la esperanza de ese remiendo que está siendo cosido.
Un beso enorme.

Tracy dijo...

Lo de remendar la vida se hace sin aprender, simplemente se remienda.