jueves, 16 de julio de 2015

"Flores de un día" Relato de jueves




Se empeñan  las golondrinas en retocar el barro de sus nidos, se empeñan las esquilas en medir el paso del rebaño, mientras la polvareda sube cubriendo las campanillas.
La enredadera se recuesta en la tapia  salpicando de flores el postigo.   
El verano  estrena un vestido de colores y por el entramado, juegan al escondite los pájaros.
Los gatos y yo entornados los ojos, rendidos al aroma, vemos como se mecen  púrpuras y rojas las  flores de un día.
Esta belleza efímera sembrada en mi patio, me confirma que  la vida es sólo un instante.

Al anochecer me apago, aunque se empeñe el amor en darme una tregua.

19 comentarios:

Mirella Denegri dijo...

Tienes razón..la vida es efímera y por esa razón hay que vivirla intensamente sin desperdiciar un solo segundo...Tu imagen descrita de un balcón con enredadera ha sido muy poetica...muchos besos jueveros...

LAO Paunero dijo...

Tu poema invita a vivir con intensidad Rosa!

ReltiH dijo...

LINDISIMAS IMÁGENES!!!!!
ABRAZOS

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Puede que en perspectiva la vida -como las flores- dure sólo un instante, pero como ellas, es bella, y merece ser vivida.
Un abrazo

* dijo...

Sí, la vida es un rato largo o corto... Nunca se sabe pero es un recuerdo, como el recuerdo que deja el aroma de una flor, la esencia de un perfume.
Hay flores que no puedes cortar porque tal cual las cortas, tal cual se mustian. Otras, duran días en un jarrón.
Un beso.

H... (Perla Gris) dijo...

La vida es tan solo un rato, que gran verdad encierra esa frase... su duración depende de cada uno... y pasarla rodeada de flores y aromas, de aire y sol... que bonito... me ha gustado tu forma de afrontar el jueves... precioso...
Besines...

Tracy dijo...

Tú lo has constatado: un instante que hay que aprovechar al máximo.

Alma Baires dijo...

Así es, todo es un instante... la vida son dos días y uno ya pasó.

Un beso.

Amando SPH dijo...

Efectivamente... ojala todos fuésemos capaces de vivir sintiendo ése preciso instante en el que estamos respirando...
Un besazo

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Una belleza efimera que curiosamente, vuelve una y otra vez.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

La vida tan efimera como las flores, un relato muy poetico, me encanta.

MOLÍ DEL CANYER dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
MOLÍ DEL CANYER dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Maribel Lirio dijo...

Explícame el secreto de apagarse.

Carmen Andújar dijo...

Desde luego nos recuerda que esta vida nuestra es un regalo, así que hay que disfrutarla a tope,porque esas campanillas nos lo dicen.
Un abrazp

Dorotea dijo...

Una pincelada de flores y colores en compañía de los gatos (qué bonito suena esto). Todos nos apagamos por la noche y el milagro diario es abrir los ojos y seguir en el mismo plano. Un abrazo.

ibso dijo...

Tú empiezas a vivir intensamente ya que eres capáz de percatarte de la efimera belleza de los instantes.
Un abrazo.

casss dijo...

Me pareció oir una canción de Serrat. Tan bello ambiente, tan bien descripto, con palabras que suenan como florecen. Seguro que le pondría música, aunque con leerlas aquí, ya es un disfrute a pleno.

besos Rosa.

Leonor dijo...

Un suspiro, así es la vida. Qué rápido pasa! Tus palabras siempre bien elegidas. Eres genial.

Un beso.