miércoles, 7 de septiembre de 2016

Te cuento un sueño... relato para el jueves





-Pesadilla-

Cuanto desorden... Pregunté dónde podía colocar mi chaqueta. Era una visita corta, iba a recoger al pequeño que jugaba en el jardín.
Se amontonaba la ropa en todas las habitaciones como si estuvieran de mudanza. Me llamó la atención  que sobre unas sillas aún quedaba ropa de mis padres fallecidos ya hace muchos años,
Por un momento ella dejó su tarea de limpieza y nos asomamos al jardín observando cómo a lo lejos, el niño junto a una de sus hijas, jugaba al escondite detrás de unos setos.
Avanzó como para ir a su encuentro pero a mitad del camino, al borde de un estanque, se puso a vomitar. Yo la observaba de lejos.
El vómito cada vez era más intenso, más oscuro, más aterrador pues  de su boca salían vísceras, tripas que caían al agua en caños, tiñendo y atascando el lago,
Acudimos asustadas su hija y yo a mirar de cerca aquello que había salido de su boca, caminábamos por una vereda que cruzaba el estanque, vereda que se estrechaba conforme avanzábamos.
Ya las tripas habían formado una trama como de ramas y verdina, algas con extrañas figuras que íbamos comentando: !Mira, parecen  troncos, una cabeza de cocodrilo, serpientes saliendo a respirar...! 
Mis pies cada vez pisaban menos tierra y más se llenaban de ese cieno que bordeaba el camino. 
No llegaba a recoger al niño que estaba al otro lado, el móvil comenzó a sonar y yo hacía equilibrios para no caer al agua...
El teléfono sonaba y sonaba. Me despertó. Era el de mi casa.

21 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Que sueño más inquietante. Toda una pesadilla. Y creo que va ser un desafío para la anfitriona, el interpretarlo.
¿A quien te referís como ella?
Un abrazo.

Leonor dijo...

Rosa, también yo he tenido pesadillas de ese tipo, con suelos cenagosos y peligros. A ver qué interpreta la anfitriona sobre este sueño. Has hecho bien en contarlo para que se chafe.

Un beso.



Neogéminis Mónica Frau dijo...

Sumamente inquietante, sin dudas. Por suerte los timbres inesperados que atraviesan y rompen la angustia de los malos sueños suelen ser muy efectivos para escaparles. Un abrazo

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Qué fuerte el sueño! Ha sido inquietante.

¡Un abrazo!

Ester dijo...

Una pesadilla donde la protagonista no es quien sueña, y un teléfono salvador. Abrazos

Esther Planelles Arráez dijo...

El terror caótico. A veces creo que las pesadillas son un filón literario, hasta que me topo con la dificultad de recrearlas con palabras.
¡Bien contado!

Un abrazo.

Montserrat Sala dijo...

Hola Rosa: Dices bién que es mejor una pesadilla que un sueño. Además inquietante. Para mi si salen serpientes, entoces ya me muero directamaente. Quita, quita. Me voy a visitar a otros blogueros para comprobar que tienen otros sueños más bonitos y edificantes o si Morfeo les deja dormir a pierna suelta. Un abrazo

Juan L. Trujillo dijo...

Lo único que se me ocurre es que hay que cuidar bien los menús de las cenas y no acostarse sin haber hecho antes la digestión.
Luego vienen esas desagradables pesadillas y despertares como de resaca.
Eso es lo que creo a expensas del buen criterio de la anfitriona.
Besos.

Maribel Lirio dijo...

Me inspira este sueño que tienes algo pendiente con alguien y que eso te angustia. No sabes cómo resolverlo. La figura del niño pequeño eres tú misma. Indefensa y necesitas a alguien que te libre de ese desencanto.

Saludos cordiales

Maribel

Tracy dijo...

Por un momento me ha recordado a la niña del exorcista...

Carmen Andújar dijo...

¡Quétremendo! menuda pesadilla. Muy bien contada, ¿Quiën sabe su significado? Los padre muchas veces están en nuestros sueños, supongo que es una manera de comunicarse con nosotros.
Un abrazo

Mag dijo...

¡Madre mía, que mal rato!
Parece que alguien tiene mucho dentro y necesita sacarlo y crecer...
Soñar con detalles del pasado no siempre es negativo pero parece que hay algo que poner en orden...
Interpretar sueños es muy complejo. Me quedo con tu historia y el pensar de desupués.

Un beso.

María Perlada dijo...

Buf menuda pesadilla es inquietante este sueño.

Un beso.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Vaya sueño tan angustioso, yo he tenido parecidos. Suerte que el mobil supo sonar a tiempo, besos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Vaya sueño tan angustioso, yo he tenido parecidos. Suerte que el mobil supo sonar a tiempo, besos.

Pepe dijo...

No sabría que decirte si tuviera que interpretar tu sueño. Veo angustia, temor ante ese caminar por un sendero lleno de suciedad, nauseabundo, con vómitos y serpientes, buscando un objetivo, recoger a un niño, que se muestra poco menos que imposible. ¿Que puede signicar? Se me escapa, pero lo que no se me escapa es lo bien escrito que está.
Un fuerte abrazo.

javier miro dijo...

Tu suenio habla de una culpa algo que tienes guardado , quizas algo que tienes que aclarar con un ser querido , de ahi que los vomitos es tu subconciente pidiendo sacar lo malo.
Te invito a viositar mi otro blog que contiene mas historias, suenios, poesias y canciones de mi autoria Un abrazo
http://javiemiro.blogspot.com.au/ o google JAVIER PACO Y EL LOCO

Charo dijo...

Mi abuela decía que cuando sueñas con gente que ya ha fallecido como en el caso de tus padres es que necesitan que se les diga una misa...ella era muy religiosa, yo no creo en esas cosas.Me sorprende leer algo tan terrorífico y tan desagradable escrito por ti...me refiero a la escena que cuentas porque por supuesto está muy bien escrito.
Un beso

Juan Carlos Celorio dijo...

Sin tener ni idea de interpretación de sueños, creo que algo te dice que no deberías fiarte de la persona que vomita. O a lo mejor que deberías ayudarla. Así que tal vez sea ayudarla, pero sin implicarte mucho.
Y como mero lector que es lo que soy, esa secuencia de imágenes han ido dibujando en mi mente un cuadro algo a lo Bosco.
Me gustó leerte. Besos.

pedro pablo garcia dijo...

Un sueño lleno de angustia y muy bien contado. He tenido algunos parecidos.
Besos

Pablo Paf dijo...

Este sueño está cargado de surrealismo, pero también con significado. Lo que vomitaba el niño se iba enraizando y también lo iba alejando... Para reflexionar... Voy a coger el teléfono. Un abrazo. Pablo.