jueves, 28 de julio de 2016

Este jueves...La historia que se esconde tras el balcón


(Foto de Leonor Montañes)


Cuando los niños apedrearon el balcón, agradecí la música de los cristales rotos, la bocanada de anochecer que traspasó el umbral, el levante hurgando por los rincones…
Aquí huele a olvido, la tristeza sin visillos  traspasa los días, todos los días sin respuestas soportando las historias de mi historia sin poder corregir los renglones torcidos.
Es triste ser tan sólo la sombra de la duda, la tela de araña que divide las estancias del recuerdo, el hilo que zurce la culpa, el tumulto de los silencios, el crujir de la madera que nadie entiende, la muerte que anida en la carcasa de un reloj sin horas… Todo eso soy yo, todo cabe al trasluz de una leyenda.
Mi nombre está escrito en el polvo de los huecos pero nadie lee entre líneas.
Nunca supo la familia Lazaga que yo habitaba la memoria de aquellas paredes blancas,  que me quedé formando parte del quejido del invierno, del olor de los jazmines, del eco del aljibe, atrapada en los barrotes del balcón entre la cal y el tiempo, respirando al unísono con el miedo de los niños que creen en los fantasmas...
Hoy los jaramagos han echado raíces en las grietas. La casa se derrumba.

Qué silencio hay en la calle… 

13 comentarios:

Diva de noche dijo...

Tus letras son el asomo al invierno..al frío calador de huesos entre la desidia de mentes flojas y olvidos que retumban...me han impactado tus letras..a veces me sieto como esa casona, con solo estos ojos como balcones-.--besoss

Diva de noche dijo...

Espero no te moleste que tome algunas de tus líneas y las coloque en mi blog...con su respectivo crédito...si?

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tan solo está ese ser, que los cristales rotos fue algo que agradeció, el único estimulo que recibió. ¿Seguirá entre los escombros o será libre?

Montserrat Sala dijo...

Genial, como siempre tus historias desnudan sentimientos y hechos que se pierden entre las brumas del tiempo. Destilan inquietudes y siembran esperanzas.
Un abrazo y mi admiración.

Maria Jose Moreno dijo...

Atrapada entre aquellas cuatro paredes, formando parte de la casa señorial. Magníficas tus palabras y maravillosos el relato. Gracias por participar. Un beso

Ester dijo...

Es como si solo hubiera vida dentro, fuera en la calle está el silencio, un final que me ha sorprendido. Un abrazo

Esther Planelles Arráez dijo...

Hermosa historia de fantasmas. ¿Cuántos fantasmas no habrán en el mundo que necesiten esa bocanada de aire?
Me ha encantado esa prosa tan profunda.
Un abrazo.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Emotivo texto evocando la tristeza del abandono. Estupendamente escrito, además!
Un fuerte abrazo, Rosa.

María Perlada dijo...

Me ha encantado esta frase, para enmarcar: "Mi nombre está escrito en el polvo de los huecos pero nadie lee entre líneas".

Brillante tu texto.

Un beso.

Mamaceci dijo...

Me alegro por ese final! que caiga de una vez por todas esa casa, que se rompa la quietud, el silencio.

Me atrapan tus letras Rosa, me emocionan, y siempre, siempre releo saboreandolas

Abrazo grande

Charo dijo...

Solemos tener miedo de los fantasmas pero nunca nos paramos a pensar que normalmente ellos están atrapados y sufren con esa situación...tú nos lo has hecho ver con la protagonista de tu relato. Me ha gustado mucho.
Un beso

Pepe dijo...

¿Sabes Rosa?. Muchas personas viven como ese fantasma encerradas entre cuatro paredes, incluso encerradas entre paredes no físicas como miedos, inseguridades, depresiones, hundiéndose lentamente, consumiéndose como esa vieja casa señorial, incapaces de romper las fronteras entre su impotencia y su liberación, a pesar de que esa rotura les traería un soplo de aire fresco.
Un fuerte abrazo.

Noa dijo...

''Que silencio hay en la calle...'' Me ha entrado un escalofrío.