miércoles, 11 de enero de 2017

Juego de niños para este jueves de relatos








Guardaba en una cajita de latón algunos tornillos  y un puñado de puntillas oxidadas de las que mi padre iba desechando en su carpintería. A regañadientes me prestaba las herramientas, un martillo, un destornillador y poco más. “Anda niña, tú ve a jugar con las muñecas, déjate de inventos”…Así terminaba la conversación sin dejar que le explicara mis planes.
Pero es que yo quería hacerme un carrillo de madera para poder competir con los chicos del barrio y tirarme cuesta abajo por el terraplén del Palmarillo. 
Para eso necesitaba unas tablas, unas ruedas y más maña que fuerza (porque que yo era endeble como un junco)
Las niñas no juegan a esas cosas, me decían mis amigas, repeinadas y limpitas. Yo, en cambio, tenía enredadas las trenzas, los calcetines enrollados y las rodillas llenas de moratones.
A mí me gustaba el niño de la callejuela y yo le gustaba a él, así de desastrosa, lo demás importaba poco.
El día señalado para la carrera, llovió como si se hubiese rasgado el cielo, el barrizal nos atascó las ruedas de los carros y tuvimos que desistir.  Los cacharros de madera fueron requisados por el “gobierno” (o sea, mi abuela, que no sé cómo se enteró del evento)
Me tocó sentarme alrededor del fuego a bordar flores en pañuelos de lino, por muchos días, tantos, que sin darme cuenta me había convertido en una señorita rancia.
Atrás quedaron las contiendas, los barcos de papel bajando presurosos por las regueras, los indios que ganaban las batallas, los carros  y sus tornillos oxidados abrazando la madera…
También cambié de novio,  aprendí a pintarme los labios, a escribir poemas, a teñirme los sueños y a sonreir como si no pasara nada…

18 comentarios:

Ester dijo...

Siempre me gustaron mas los juegos de niños que los propios de las niñas, en mi adolescencia seguí vistiendo a mi aire y comportándome sin preocupaciones femeninas. Abrazucos

San dijo...

Mi Rosa querida la vida la va cambiando a una, antes era sí, ahora se saben imponer y si gustan jugar a juegos de chicos se juega y es lo que hay, menos mal hemos avanzado, aunque quede mucho aún por avanzar.
Maravilla de palabras hiladas siempre con esa ternura con la que lo envuelves todo.
Besos muchos.

Tracy dijo...

Jajaja, me ha encantado tu relato y lo he vivido a la par que lo estaba leyendo.

vivian dijo...

Y así tuvimos la suerte de encontrarte hecha una gran mujer que de vez en cuando juega en el piso con su nieto... o no?
Besos y abrazos. Comienzo a contar. Escondete!!!

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Con eñ tiempo te domesticaron tu independencia y audacia,pero seguro en tu corazón queda mucho de esa niña todavía! Un abrazo

Juan L. Trujillo dijo...

Todas esas evocadoras experiencias infantiles, hacen posible esa mujer que ahora eres. Me gusto tu relato.
Besos.

Montserrat Sala dijo...

como a tí,a mi también me gustaron más los jeugos de niños. No en vano era la mayor de cinco varones, y en mi casa se fabricaban más jugues para ellos que para mí. Coches con latas de sardinas, escopetas de madera, espadas con palos y alguna bicicleta de tres ruedas.
Mejor olvidarlo, aunque he de reconocer que éramos la mar de felice.uN abrazo Rosa.

Leonor dijo...

Me encanta como siempre Rosa. Haces que cualquier historia sea algo mágico.

Besos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Yo tambien era de las que preferia los juegos de niños (me llamaban marimacho) y tambien me pase veranos bordando tu y yos (que aun hoy no se para que servian) lo que no se es si llegue a convertirme en una señoria pues siempre odie pintarme, asi que no se....Besos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Hay veces en que hay que rebelarse a los estereotipos.
Bien contado.

Diva de noche dijo...

Me hizo recordar una canción que se llama El farolito...habla de la época en que los niños dejan atrás sus juegos, dejándose seducir por el amor..soltar las muñecas y carros, por unas manos que entrelazan los dedos o labios conjugados..Preciosa historia...muy hermosamente llevada...besos..

Yessy kan dijo...

Eras muy audaz, eso te llevo a aprender más de la vida, a resolver tus propios problemas y deseos sin pedir ayuda. Muy original relato, con la experiencia de tu inocencia infantil.
Bso

Charo dijo...

Jajaja! Qué intrépida! Hasta a mí me parece peligroso tirarse por una cuesta en ese artilugio, pero cuando era pequeña también hacía alguna burrada que otra...Qué tiempos!
Una bonita historia!
Un beso

Carmen Andújar dijo...

Ay amiga, es que entonces había los juegos de niñas y de niños, vamos una pena; pero hacíamos lo que nos daba la gana, faltaba más.
Un abrazo

Pepe dijo...

Has descrito fenomenalmente el proceso de perseguir tus sueños infantiles, contracorriente, y la forma en que más tarde fuiste aterrizando en la adolescencia y posterior madurez entre bordados florales en pañuelos de lino. Afortunadamente la capacidad de ensoñación se nota que no la has perdido Rosa.
Un fuerte abrazo.

Juan Carlos Celorio dijo...

Todo el relato maravilloso, en el que destaco ese último párrafo, con la agilidad mental que te caracteriza.
Besos, querida Rosa.

Max Estrella dijo...

¡Qué bonitas las imágenes que nos haces llegar con la lluvia! Una tormenta que apaga los sueños...tú relato es bellísimo, lleno de melancolía y de unas pequeñas y rebeldes alegrías...me ha gustado mucho...
Besos

Campirela_ dijo...

Bravo , emotivo cien x cien , y con una gran moraleja al menos a mi me lo has transmitido , ese recuerdo que añoras de la niña que fuiste un día y en la mujer que te has convertido .
Un saludo y feliz semana.