domingo, 26 de octubre de 2008

In sogno


In sogno


Hasta la rabia se ha dormido.
El frío, el eco, el humo, la ceniza.
Los huesos de mi armario,
los peces de mis tripas.
Duerme la prisa.
Y tú, insultantemente vivo,
en el centro de mi centro,
Tan despierto.

1 comentario:

El éxodo dijo...

La rabia nunca duerme. Sólo se dirige hacia dentro. Por eso nadie puede verla.

Abrazos.