jueves, 30 de octubre de 2008

La tierra removida


La tierra removida,
alineados los cipreses,
el aire amargo.
Tarda la campana…
Tarde de noviembre, cortejo de cuervos.
Temprana la prisa alisa la escarcha,
Temprana piedra viva que te encierra.
La tierra sepulta y traspasa al otro lado del grito,
De este lado, a dentelladas, muere la calma.
Dónde germinan las caricias
Ahora que se pudre y despedaza la esperanza.
Siniestra mano que la guadaña empuña
Deshilachando las dos mitades de tu mortaja.
Tan desnuda me dejas…
-Tañe la campana-

1 comentario:

El éxodo dijo...

¿Dónde germinan? Ojalá pudiésemos saberlo poder intentar acercarnos para aspirar al menos su aroma haciendo de cauterio a las heridas de esas brutales dentelladas.

Besos.