jueves, 26 de marzo de 2009

Confusión



Mi cabeza es como un cubo de cinc,
los pensamientos retumban cuando gritan fuera.
Hay ruido de aguas pasadas,
Golpes sin aristas, tumbos,
ídas y venidas,
vacío.
Una sed permanente resquebraja el metal de mi pecho,
un dolor de sonajas me alerta la voz
y displicente me voy quedando muda y hueca.
Un eco molesto ronda mi sima,
A duras penas entiendo esta babel de mi cuerpo.
Sorda angustia la del pozo
Cuando las aguas se duermen sin tener sueño.

2 comentarios:

El éxodo dijo...

Olida el agua, la sed nos consume.

Un beso.

marina montecristo dijo...

Een la soledad duermen las aguas sin tner sueño.
Un abrazo