viernes, 17 de agosto de 2012

Derretirse en Sevilla...



Acabo de llegar de las vacaciones.
Anoche guardé en mi maleta tres olas,
la canción del terral,
las huellas de quien no regresa a ninguna parte...
Hoy el termómetro cruel marca 44 grados.
Deshago mis días de sal,
recojo cenizas de sol.

6 comentarios:

Leonor dijo...

Siempre guardamos bellos recuerdos de las vacaciones, y, sin remedio, hay que volver a la rutina, con sus 44 grados.

Un beso Leonor.

San dijo...

Achicharraditos nos vanos a quedar, y las olas en el mar, !no somos nadie!
Besos muy calurosos.

censurasigloXXI dijo...

Pues, compi, ahí te dejo un cafelito con hielo. Beso y bienvenida de nuevo.

Neogéminis dijo...

Bienvenida!..de a poco, ya nos irás contando cómo fue tu descanso...por ahora, toma aire -fresco de ser posible- y lánzate a reencontrarte con tu casa! jajaja...cosa bastante intimidante -al menos desde mi experiencia!

Un abrazo.

P.d
muy divertida la imagen con al que acompañas tus palabras!

ana dijo...

Envíame una ola por favor, que en Jaén nos asamos como los pollos.

Un besico.

Natàlia Tàrraco dijo...

No lo especificas, Rosa amiga, pero para mí es una magnífica aportación al caluroso jueves aunque sea en sábado.
Vuelves a 44º de temperatura creativa o más, besito refrescado.