lunes, 31 de octubre de 2016

HALLOBLOGWEEN: "Criaturas de la noche"





Por esta noche no callarán los lamentos, seguirán latiendo las paredes,  martilleando cada vez mas fuerte, estrechándose milímetro a milímetro hasta fundirse en un abrazo conmigo, ahogándome en una muerte dulce.
A oscuras, oigo una respiración justo detrás de mi nuca, el aliento me taladra, caliente y húmedo acaricia mi cuello acentuando la caricia hasta el límite de la agonía.
Al girar la cabeza,  la bestia al acecho de mi debilidad, derrama su semen agrio sobre mis hombros y chorrea pegajoso hasta mi pecho...
Mi disfraz de criatura de la noche no me cubre la verguenza y al final me delata mi adicción al cine porno.
Cuando se encienden las luces, como zombies, los viciosos, salimos a la calle escandalizando a "los normales".

11 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Me gustó esa idea de escandalizar a los normales.

Juan L. Trujillo dijo...

Original y brillante solución a un relato de Halloween. Muy bien escrito.
Besos.

Charo dijo...

Qué bueno Rosa! lo he leído varias veces para darme cuenta de lo que querías contar...jajaja...no entendía lo del cine porno...ahora sí, ya he caído. Me parece un relato muy original y por supuesto muy bien contado. La escena que describes es realmente asquerosa e invita a pensar en otra cosa.
Muchas gracias por participar!
Un beso

F. J. Sanz dijo...

¿Acaso la perversión no requiere de su propio grado de sucia intimidad?
Como sucede en la ambientación gótica, te permites jugar con la atracción de lo oscuro, de lo prohibido, exhibiendo lo que es tabú a modo de personal insignia.
Pringoso, aunque no por ello menos interesante.
Un saludo, Rosa.

Sindel Avefénix dijo...

No todas las criaturas de la noche son asesinos, ni bestias. Algunos tienen ciertas aficiones que en realidad no lastiman a nadie. A veces está muy bien salir a escandalizar a los normales. Un beso.

Campirela_ dijo...

Un relato donde mezclas perversión y miedo , quizás no este tan lejos una cosa de la otra , aunque el miedo al que me refiero no es miedo en si , sino a lo desconocido en el terrero de la intimidad .Un saludo

Alicia Uriarte dijo...

Al final todos hemos sido en algún momento criaturas de la noche. De la "normalidad" de nuestras actuaciones darán fe, o callarán para siempre, los que latieron en la misma frecuencia que nosotros sin alterar la armonía de los demás.
Rosa, enhorabuena.

Un abrazo.

María Perlada dijo...

Estupendo relato con gran originalidad, que me ha gustado.

Besos.

José Antonio López Rastoll dijo...

Cojonudo, Rosa. Consigues que se tambalee el concepto de normalidad. Ahora bien, te digo una cosa: el eyaculador podría haber apuntado hacia otro lugar.

Un abrazo.

maría del rosario Alessandrini dijo...

Sí, es muy original.
Abrazo

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Bueno, sorprendente y original, bueno de una forma u otra todos salimos de la normalidad. Me encanta tu relato, besos.