miércoles, 18 de enero de 2012

Este jueves dos relatos desde el corazón



Uno...

Corazones de piedra

La mujer del pelo encendido no sabe que la miro.
Está sentada al resguardo del levante junto a las barcas muertas, segura de que no hay reloj que descuente su tiempo de sal.
La arena donde se dibujan los nombres, se la traga el mar y nunca vuelve, a cambio, la marea arrastra corazones de piedra que yo voy recogiendo mientras camino descalzo para callar el rumor de su orilla.
Los guardo para regalárselos un día…
Piedra a piedra no tendrá más remedio que construir la babel de mis silencios y estaremos condenados a entendernos.
Ella, aún no lo sabe.




Y... dos





…Y el corazón se mudó hasta los pasos.
No hay vuelta atrás.
¡Tanto quererte!

25 comentarios:

San dijo...

Me gusta Rosa que el mar arrastre corazones, y me gusta que esten condenados a entenderse, maravillosa condena.
Guardame una piedra con forma de corazón.
Un beso.

Neogeminis dijo...

Linda imagen la del mar arrastrando corazones hasta la orilla. Es que frente a él, el alma y corazón se limpian de ataduras e hipocresías.

un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Es cierto, si se mira bien, si se busca con firmeza se encuentran piedras que la mar regala, en forma de corazones, una por una recolectadas y luego !tanto la quiero! que ando no descalzo, vestido con calcetines corazones.

El escrito conserva olor a espuma marina, a yodo en los corazones, poéticamente se calzan calcetines de amor sin remedio. Hermosas palabras que nacen de tu corazón, besito contento, buscaré en la playa piedras corazones.

Verónica Marsá dijo...

No importa, las olas van y vienen, se llevan y traen cosas nuevas. Arenas y corazones, personas escurridizas y enormes amistades y amores.

Besito, Rosa. Que piedras más chulas.

Leonor Montañés Beltrán dijo...

Me encanta la descripción de la escena, y la foto de las piedras es preciosa. Sin palabras...el entendimiento desde el corazón. Un beso

Pepe dijo...

OPequeños corazones de piedra para conquistar el corazón amado. Ella no lo sabe, pero creo que llegarán a sintonizar la mujer del pelo encendido y el enamorado coleccionista.

En cuanto a tu segunda historia, toda una hermosura condensada en pocas lineas.

Un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Es bonita esa imagen que das del mar con las piedras en forma de corazón, y esos pies con esos calcetiens tan divertidos.
Un abrap

Arruillo dijo...

Preciosas imágenes las que muestras, Rosa. Una maravilla su lectura.
Un abrazo

Susurros de Tinta dijo...

Por Dios!!!, el relato es exquisito, construyes imágenes preciosas, sublimes, acarician el alma, te dejan embobada y emocionada, bueno, al menos a mi que lo he leído tres veces seguidas para entrar en calor en un día tan frío... lo segundo, jejeje, casi, casi haces un Hiku, si pones el verso primero en medio plaf!!!, ya lo tienes, vas a tener que juntarte menos con nuestro amigo el Exodo que te está influenciando, que lo sepas!!!, jajajaja, miles de besossssssss

Susurros de Tinta dijo...

aiggg, me he comido la a y eso que he desayunado, jajaja, es Haiku, Haiku!!!!, que como lo vea el amigo me arrea un coscorrón directamente, jajajaja, más besossssssssss

Atalanta dijo...

Rosita de pitimini, la mujer lo que tiene encendido es el corazón, pero aprendido a ponerlo a buen recaudo, para hacer posible el entendimiento; es verdad con el tiempo terminando queriendo.

Imposible vivir con un corazón de piedra en nuestro pecho, ¿verdad Rosa?

Besos sistolicos

gustavo dijo...

corazones de piedra...
mi comentario, rosa de los desastres es sólo una exclamación a la cual tendrás tú que ponerla la voz:
JODEEERRR¡¡
el dos...
con la sinceridad en la mano,perdón por mi torpeza, no lo entiendo...
medio beso, rosa d elos desastres.

Manuel dijo...

El mar coo fuente de vida siempre nos hace rmegalos, es cuestion de detenerse a mirar con el tiempo adecuado.Los calcetines de corazones... de niña un signo de coqueteria, de mayor a veces un signo de inconformismo ante lo establecido.
Un beso

Juan Carlos dijo...

El primero me encanta, con tu estilo, con esas ideas que sugieres, que crean imágenes tan evocadoras, como esa babel de silencios.
El segundo: el corazón mudó los pasos ... ¿del corazón?, ¿sus latidos? Me va más el primero, pero este, por su brevedad, tiene mérito.
Me voy, como siempre, disfrutando de tu escritura.
Besos.

Maria Liberona dijo...

SIII TAMBIÉN ME GUSTA QUE EL MAR ARRASTRE Y TRAIGA CORAZONES PERO NO DE PIEDRA SINO DE MILCOLORES...

Sindel dijo...

Que bella conjunción de imágenes y palabras. Corazones arrastrados por el mar, hasta entenderse.
Un abrazo

Sindel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Matices dijo...

Precioso Rosa, el corazón enamorado, la paciencia y la espera con su tempo...

EL segundo una realidad condensada, el corazón siempre abierto hasta para mudarse...

Besos

alfredo dijo...

Confesión al personal, al ritmo de piedras que se amontonan y nombres que se lleva el mar.

Subo y bajo entre frase y frase y ante su desnudez, (la de él) me alegro por su felicidad (la de ella)

Besos Rosa (Ferrán Adriá de las letras)

Medea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Medea dijo...

Diría que es un poema, diría que está lleno de amor en el silencio ¿quien dijo que las piedras no tenían vida, si por cada nombre que la espuma se lleva de la arena te devuelve un corazón??
Ella aun no lo sabe pero lo está esperando.
2º Al final ese amor se muda a los pies que guiará sus pasos hacia ella.
Delicioso poema.Besos amorosos

maria jose moreno dijo...

Tus bellas palabras y esas excelentes fotos me han alegrado el corazón.
Besitos y gracias por participar

CAS dijo...

Tus palabras bellas son un camino a recorrer y recoger piedras preciosas...
Sabes? aquí he visto una colección muy abundante de piedas con formas de corazón.

Te vienes a verlas?

besos poéticos.

Ceci dijo...

"levantar la babel de sus silencios, para estar condenados a entenderse", vaya! recorrer el camino inversamente esperanzador..me ha parecido simplemente genial!
Siempre disfruto de tus letras, ya lo sabes...te mando un fuerte abrazo Rosa

Mauricio Feller dijo...

No, sabe