martes, 10 de enero de 2012




Las cicatrices del viento son como la culpa. Duelen, pero a nadie le importa si sangran tras la calma.

5 comentarios:

San dijo...

Rosa si que duele la culpa y sí que no le importa a nadie lo que ocurre despues de... solo queda para el que lo siente.
Un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Del viento nos vienen culpas, sangramos y llovemos lágrimas que a veces importan, mojan almas y soledades.
Corto e intenso, Rosa.
Besitos muchos.

Verónica Marsá dijo...

Importa a quien le pica la herida, que ya es mucho. esas heridas no se ven más que en los ojos pero hay que saber observar para verlas.

Beso.

gustavo dijo...

yo, sigo en mis trece, sigo diciendo que está expresado como ...bue...así..
por otra parte, rosa de los desastres, tanto tú como alfredo, os deberíais poner de acuerdo para lanzarnos de vez en cuando este tipo de frases sentenciosas...o casi mejor que no, pues diciendo verdades este mundo no va para adelante, eso creo...
medio beso, rosa de los desastres.

Matices dijo...

Al fin y al cabo la culpa es algo que duele dentro y es propio de cada uno, y el saco del olvido siempre es común... hay quien siempre lo tiene a mano...
Besos!!